Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kodak eleva a 30.000 los despidos de su plan de ajuste

Eastman Kodak sigue buscando el encuadre ideal para adaptarse a la revolución tecnológica que se vive en el mundo de la fotografía, donde las cámaras digitales se han hecho con el mercado. La compañía elevó ayer hasta 30.000 el número de empleos que se verán afectados por su plan de reestructuración. Son el doble de despidos de los contemplados en la regulación de plantilla anunciada en 2004 y 5.000 más que las previstas hace dos veranos.

La compañía de Rochester (Nueva York) precisa que la mayor parte del plan de reestructuración estará completado para final de este año y que durante el último trimestre de 2006 se eliminaron 1.200 puestos de trabajo, con lo que el total de despidos se eleva ya a 23.400 empleados. El coste de estas regulaciones de plantilla se eleva a 2.700 millones de dólares, que con los despidos adicionales anunciados ayer llegarán hasta los 3.800 millones.

"Hemos hecho progresos visibles y significativos para crear una nueva Kodak", dijo su presidente ejecutivo, el español Antonio Pérez, quien asegura que la compañía cuenta con una "base sólida" para crecer en la nueva era digital.

Kodak acaba de presentar un nuevo tipo de impresoras a inyección de tinta más baratas que la de sus rivales. "Seguiremos avanzando con agresividad para completar la transformación del negocio y aplicar un modelo que alimente nuestro éxito en el mercado digital", remachó.

Frank Sklarsky, director financiero de Kodak, explicó que la recta final del plan de reestructuración se centrará en completar la modernización de las operaciones tradicionales de la compañía, reducir la deuda y redefinir su modelo de costes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de febrero de 2007