Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:TENIS | Copa Davis

Una pista peligrosa

España se mide a Suiza, que no cuenta tampoco con Wawrinka

Sólo un elemento podía distorsionar la lógica de la eliminatoria entre Suiza y España: la pista. Los responsables de la federación helvética eligieron una superficie interior -lógica en esta época del año- equipada con un compuesto sintético llamado Taraflex. Un tipo de superficie que no gusta a los jugadores y que fue desterrada la temporada pasada, tras recibir todo tipo de críticas por ser excesivamente rápida e incluso peligrosa. Ayer, los suizos fueron víctimas de su propio pecado: su número uno, Stanislav Wawrinka, 33º mundial, se quedó con un pie trabado al intentar hacer un giro rápido y sufrió una rotura del ligamento lateral interno de su rodilla derecha. Lo mismo le ocurrió a su capitán, Severine Luthi.

Wawrinka será operado hoy. Su sustituto no fue todavía desvelado, pero probablemente será el tercer jugador suizo, Stephane Bohli, 278º mundial, quien debuta en la Copa Davis enfrentándose a Ferrer, en el segundo partido de la jornada. El duelo lo abrirán el número dos mundial, Rafael Nadal, y el segundo jugador local, Marco Chiudinelli (137º) a partir de las 13.30 (La 2). La baja de Wawrinka se suma a la ya anunciada con anterioridad del número uno mundial Roger Federer, que se había autodescartado de esta eliminatoria.

A sus 23 años, Bohli sigue sin lograr entrar en el circuito profesional. Hasta ahora sólo ha disputado dos partidos del ATP Tour y no ganó ninguno. Sin Wawrinka, Suiza perdió la mayor parte de su potencial. Ayer, el equipo español se mostró optimista ante la eliminatoria. "Sabemos que la pista nos crea un problema. Ellos se adaptan mejor que nosotros", dijo Nadal, recuperado ya de un resfriado que le tuvo en cama con 39º de fiebre. "Pero hoy me he sentido bien y somos optimistas".

La historia delata que alrededor del 90% de los equipos que juegan fuera pierden sus eliminatorias en la Copa Davis. España no se libra de estas estadísticas. Desde el histórico triunfo en Moscú en 1990 que supuso la permanencia en el Grupo Mundial, España ha disputado 18 eliminatorias como visitante y ha ganado siete, dos de ellas en tierra batida (ante Brasil e Italia). Sin embargo, sólo ha logrado una victoria ante un rival de peso en pistas rápidas: en 2004 cuando salvó la primera ronda en la República Checa, ya con Nadal liderando el equipo. Sin Federer ni Wawrinka, Suiza ha dejado de ser un rival de peso. Ni siquiera la pista puede salvarles. Cualquier otra hipótesis sería un milagro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de febrero de 2007