Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:Jugador del Real Madrid | Baloncesto | Copa del Rey

"Ahora soy el doble de peligroso"

Louis Bullock (Washington, Estados Unidos, 30 años) está hambriento de títulos. Pese a ser uno de los mejores escoltas de Europa, en su carrera sólo ha ganado la ACB de 2005 con el Real Madrid y el Panamericano sub 22 de 1996. Elegido en segunda ronda del draft de 1999 por Minnesota, no llegó a jugar en la NBA. Ahora promedia 17 puntos en la Liga ACB. Esta noche el Madrid, máximo favorito a conquistar la Copa después de 14 años de sequía, jugará contra el Gran Canaria.

Pregunta. Hasta hace poco, para mucha gente el Madrid era sólo Bullock.

Respuesta. No sé si es exagerado... es que soy la referencia del equipo. Sólo sé que la imagen que damos no es la misma que en mi primer año en el Madrid. Dos años antes no lo hacíamos muy bien, no ganábamos como la gente quería... ¡Pero logramos la Liga! Ahora quizás dispongo de mejores opciones de tiro.

"No me gusta ser favorito en la Copa. Nadie llega invicto. Puede pasar cualquier cosa"

P. Felipe Reyes dice que hay tan buen ambiente que no dependen de ningún jugador en concreto.

R. Es así. Que un rival me preste más atención a mí o a otro compañero es fatal para ellos, porque tenemos un equipo con 11 jugadores que rotan y pueden marcar las diferencias. No entramos al partido con las órdenes 'Bullock, o Felipe, hoy hay que meter 20 puntos para ganar'. Eso no pasa este año.

P. Su juego tiene pocos defectos. ¿Usted es vulgar en algo?

R. Eh, que no soy Superman. Me considero un jugador normal, con hambre, que ante todo es un profesional.

P. Entonces, ¿qué le gustaría mejorar?

R. ¡Los ganchos! (risas). No, en este momento, con 30 años, debo cuidar mi cuerpo. No creo que pueda mejorar mucho mi baloncesto, lo que hay es lo que hay, pero sí puedo hacerlo física y mentalmente.

P. Ahora hay dos bases puros. ¿Echa de menos subir el balón, como en sus tiempos con Sonko?

R. Ahora puedo correr, recibir, atacar... Quizás soy el doble de peligroso, aunque nuestro juego parte de la defensa. Si lo hacemos bien podemos correr, jugar bonito, salir al contragolpe...

P. Nunca estrecha la mano con la que lanza el día del partido.

R. ¡Soy un hombre de supersticiones! Que nadie me toque la mano da más tranquilidad a mi juego, no sé... suena un poco loco, pero más o menos da resultados. Alguna vez le he tenido que estrechar la mano a un buen compañero, pero la mayoría de mis amigos saben que no me gusta dar la derecha, así que nos saludamos con la izquierda.

P. ¿Alguna vez le han tildado de chupón?

R. Yo soy más crítico conmigo mismo que lo que puedan escribir en los periódicos. Llego a casa muriéndome (lo dice mientras se tapa la cara con las manos) si he cometido un error. Lo hablo con mi mujer, que es entrenadora, le doy vueltas a la jugada... Pero así es la vida. Aciertas o fallas.

P. Este año se habla del Madrid como favorito para la Copa.

R. Sí, porque somos los primeros, aunque a mí no me gusta mucho eso. Nadie llega invicto. Por eso mismo, a un partido puede pasar cualquier cosa. Hay ocho candidatos al título y cualquiera puede tener un buen fin de semana.

P. Mumbrú, Varda, Hamilton, ahora Tomas... Han tenido muy mala suerte con las lesiones.

R. Puede que lo notásemos en diciembre, pero hay que afrontar los malos momentos buscando otra manera de ganar. Las excusas de los lesionados no sirven. Al final de temporada estaremos mucho mejor, porque habrán regresado Mumbrú, Hamilton... Llegarán casi como nuevos fichajes; sin haber jugado mucho tiempo pero con la ventaja de que nos conocemos. El equipo mejorará mucho.

P. Usted dijo que con Maljkovic el Madrid tenía cojones. ¿Y con Plaza?

R. También. No queremos perder ni un partido. El mensaje que nos ha transmitido es seguir dándolo todo vayamos ganando o perdiendo. Somos un grupo con mucho orgullo, pero que puede finalizar el partido sin que un compañero anote ningún punto y eso no importa en absoluto.

P. A Plaza ya le han renovado.

R. ¡Claro! Y me alegro mucho por él. El año pasado, cuando era el segundo de Boza y hablábamos, veía a una persona que quería, con todas sus ganas, entrenar un equipo. No ser el ayudante. Siempre ha tenido muy claros sus pensamientos, y estoy muy contento porque está viviendo su sueño. Como yo. Por eso trabajamos tan bien.

P. Es uno de los mejores escoltas de Europa y nunca ha sido internacional absoluto con EE UU.

R. Me llamaron el verano pasado, pero no fui porque sólo querían a jugadores de Europa para clasificar al equipo. Después los echaron por los de la NBA. No lo entiendo. ¿Por qué? 'Gracias por clasificarnos. Ahora vete'. Yo conozco mucho mejor que los de la NBA cómo se juega en Europa, he visto a Papaloukas... Y no creo que los jugadores de la NBA tengan suficiente hambre de triunfos.

P. ¿Cómo han vivido la crisis institucional del Madrid?

R. Mucho más tranquilos que los del fútbol. Veo cómo funcionan, con todos pendientes de ellos, y nosotros mientras estamos tan tranquilos (risas).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de febrero de 2007