Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fergie se confiesa en 'Harper's Bazzar'

Sarah Ferguson se autocalifica de cabeza financiera de su inmediata familia desde su divorcio del duque de York. "Andrés hace lo que puede, pero es el segundo hijo y yo siempre he contribuido", asegura en una explosiva entrevista con una revista estadounidense que ayer reprodujo la prensa británica. Eternamente indiscreta, y distanciada de la familia real desde 1996, Fergie reivindica en público su contribución en la manutención de las dos hijas fruto de su matrimonio con el príncipe, Beatriz y Eugenia. En la entrevista desvela también que no se habla con sus sobrinos, Guillermo y Enrique, a raíz de un malentendido con su madre, la desaparecida Diana de Gales. La relación entre Diana y Sarah se enfrió en 1996, aunque la situación iba camino de enmendarse justo antes del mortal accidente en París: "Lo más triste es que no habíamos hablado en un año, aunque yo nunca supe la razón... El caso es que el día antes de su muerte (Diana) llamó a una de mis amistades preguntando "¿dónde está la Roja? Quiero hablar con ella", explica la pelirroja divorciada en Harper?s Bazzar. La entrevista coincide con el reconocimiento como madre del año que Ferguson acaba de recibir de la Sociedad Americana del Cáncer. La ocasión se marcó con calurosos tributos por parte de sus hijas y su ex. "He sido la beneficiaria silenciosa de la brillante forma en que ha educado a nuestras dos maravillosas hijas para que sean jovencitas modernas que tienen estilo, además de compasión por los demás. Sarah se las ha arreglado bajo la deslumbrante atención de lo que, a veces, han sido unos medios hostiles". De 47 años, Ferguson ha emprendido distintas aventuras profesionales fuera del Reino Unido en un compromiso pactado con la familia real.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de febrero de 2007