Reportaje:

Más disponibilidad

El nuevo sistema permite más investigación y coordinación

El área de Salud Mental del centro periférico de especialidades de la Bola Azul de Almería comenzó el mes con dos facultativos y un tercero de guardia localizada. El coordinador del área de Salud Mental en la provincia, Domingo Díaz del Peral, considera el cambio "un gran avance" para satisfacer las necesidades sociales de los usuarios en un sistema público de salud. "Primero, por una cuestión básica que tiene que ver con la atención, que es la accesibilidad. Muchas personas no pueden acceder al médico en un horario normalizado porque todo el mundo no es funcionario del Estado y trabaja por turnos o tienen negocios y les cuesta muchísimo adaptarse a un horario muy rígido. En segundo lugar, porque ese tiempo extra, si se emplea bien, no significaría tener que atender a más pacientes sino que podría permitirnos tener un tiempo que nos hace falta para reuniones de equipo, para formación, para investigación y para trabajar con las familias", razona el doctor.

Más información
Tras el conflicto laboral

Si se hace el cálculo de un facultativo -incluidos psicólogos clínicos y el resto del personal- de una tarde a la semana en un mes que sólo tenga cuatro semanas la suma total de horas son 16 o, lo que es lo mismo, dos días extras.

"Objetivamente, aumentar en cuatro horas la jornada laboral de manera remunerada no nos puede parecer mal. Distinto sería que yo tuviera una consulta privada: entonces, lógicamente el dinero que me pagan no es equiparable al que pueda ganar en una consulta", señala

La doctora Susana Miras, psiquiatra de urgencias, comparte opinión de Díaz del Peral. El jueves anterior, Miras, de haber estado de guardia, habría esperado en su casa con el móvil encendido. Con el nuevo sistema su trabajo es en el área. "Es una mejora en la atención el aumentar el número de horas. Hasta ahora las necesidades no estaban del todo cubiertas, aunque quizá se haya hecho con mucha premura", reflexiona la facultativa.

Díaz del Peral prefiere hablar de "defectos en la aplicación" a la hora de buscar las causas de las protestas surgidas entre algunos facultativos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS