Problemas de movilidad

Un muerto y atascos por el choque de dos camiones en la M-45

La vía de circunvalación registró 16 kilómetros de retenciones y 26 de marcha lenta

Un conductor perdió la vida ayer por la mañana después de que el camión que conducía chocase contra otro vehículo pesado que estaba cruzado en la M-45. El siniestro se produjo a las 6.50 a consecuencia del bloqueo de los frenos del camión que había quedado atravesado. Los bomberos rescataron sin vida el cuerpo del primero. El otro resultó ileso. El accidente obligó a cortar tres carriles de la M-45, lo que provocó 16 kilómetros de atascos.

Un hombre de 65 años perdió la vida ayer por la mañana tras chocar el camión que conducía contra otro que había quedado atravesado en mitad de la M-45. El siniestro se produjo a las 6.50 entre el punto kilométrico 23,700 y 23,800, sentido A-2. El accidente provocó que la hora punta se retrasase hasta las 11.30 tanto en la M-45 como en la M-40, que absorbió el tráfico extra que le llegaba. A primera hora de la mañana, la niebla era muy densa y la temperatura rondaba los ocho grados. El bloqueo de los frenos de un camión semiremolque, marca MAN, hizo que se atravesase en mitad de la calzada, según informó un portavoz de la Dirección General de Tráfico. El conductor del otro camión, marca Iveco, de los que se utilizan para el transporte de turismos, que circulaba vacío, no pudo esquivar a tiempo el vehículo pesado. La consecuencia fue un choque brutal. Mientras que el conductor del camión que había quedado atravesado resultaba ileso, el otro murió en el acto por el tremendo impacto, según precisó un portavoz de Emergencias Madrid. En la calzada, su vehículo volcado, cortaba los tres carriles de la M-45, mientras el otro se salía de la vía por la zona derecha.

La cabina del camión del conductor fallecido era un amasijo de hierros, especialmente la zona donde está el volante, mientras que el otro apenas sufría daños. Tan sólo se apreciaba un gran destrozo en la parte delantera izquierda, justo a los pies del conductor. Pocos minutos después llegaron efectivos de los bomberos y del Samur-Protección Civil. Los sanitarios tan sólo pudieron certificar la muerte del camionero cuando los bomberos consiguieron rescatar el cuerpo, tras media hora de trabajo, del amasijo de hierros que lo envolvía. El hombre había muerto en el acto.

El accidente se produjo al comienzo de la hora punta, lo que provocó el colapso de la M-45 y las carreteras aledañas. Hasta 16 kilómetros de vehículos parados, del kilómetro 23 al 7, se llegaron a registrar en la vía a las nueve de la mañana. Las emisoras de radio pedían a los conductores que evitasen tomar la M-45. De hecho, los turismos que quisieron sumarse a la vía desde Vallecas eran desviados a la A-3, carretera de Valencia, o a la M-40. Esto provocó, irremediablemente, embotellamientos kilométricos en la carretera de circunvalación. La hora crítica fue las nueve de la mañana, cuando la marcha cansina de los turismos alcanzó los 28 kilómetros, entre los puntos kilométricos 4 y 30 y 34 y 36.

En torno a las nueve, los agentes de la Guardia Civil trataban de dar fluidez, a duras penas, al cuello de embudo de un carril en el que se había convertido la vía. Casi una hora más tarde, después de que se retirara el vehículo de la calzada, se abría el segundo. A las once de la mañana se abrió al tráfico el carril que faltaba, pero la normalidad del tráfico no se recuperó hasta las 11.30.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0006, 06 de febrero de 2007.