Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Navarra 'entra' en Euskadi

La Caja de Ahorros de Navarra inicia una expansión en Euskadi ante las posibles fusiones del sector

Navarra ha entrado de lleno en el País Vasco. Su caja de ahorros, la CAN, ha comprado ya 49 locales en las tres provincias para completar su expansión en la comunidad autónoma con 50 oficinas en el horizonte de 2008. Medio centenar de sucursales frente a las tres que ha abierto la Kutxa en Pamplona y las que tienen previsto abrir en 2007 la Vital y la BBK, una cada una.

Una expansión intensa que comenzó a mediados del pasado año y que se está centrando en las tres capitales y en las grandes urbes. A día veinte de diciembre de 2006 había abierto once oficinas, cuatro en Vitoria, otras cuatro en Vizcaya -dos en Bilbao, Algorta y Barakaldo- y tres en Guipúzcoa -San Sebastián, Hondarribia y Errenteria-.

Las cuatro cajas niegan que las nuevas aperturas tengan que ver con el expediente del Tribunal de la Competencia

"Hemos pasado de cero a cien en cuatro meses" asiente su director general adjunto, Carlos Ayesa, en referencia a que desde setiembre, en que implantaron su primera oficina, hasta finales de diciembre, han captado un volumen de negocio de 100 millones de euros. El 57% es negocio de empresa y el resto ahorradores.

Aunque se trata de una cantidad de negocio que representa muy poco respecto del que manejan el resto de entidades de ahorro vascas, Ayesa considera que es un "excelente comienzo". Sobre todo teniendo en cuenta que ya han desembarcado en Euskadi prácticamente la totalidad de las entidades de ahorro españolas, como Bancaja, Caja de Ahorros del Mediterráneo, La Caixa -tiene un centenar de oficinas sólo en Vizcaya-, Caja Duero, Rural y otras tantas.

Una explosión de entidades financieras que ha coincidido en el tiempo con una época de bonanza económica, de auge inmobiliario y de ausencia de violencia terrorista. Tres aspectos que todos los ejecutivos de las entidades vascas consultadas consideran fundamentales a la hora de planificar la expansión en Euskadi.

"Caja Navarra tiene mucho interés comercial en Euskadi, hay mucha afinidad comercial y desde luego no queremos conformarnos con ser un actor secundario, queremos un papel principal", explica Ayesa.

Posiblemente es la respuesta de una entidad fuerte que ve como el sector se empieza a complicar con opas, fusiones y reestructuraciones, y en el caso de Euskadi con el horizonte de una fusión que convertiría a las tres cajas vascas fusionadas en la tercera caja nacional por rentabilidad, la cuarta por depósitos y la quinta por volumen de activos.

Caja Navarra como el resto de las que han llegado a Euskadi saben que una gran caja vasca constituye una herramienta muy poderosa de inversión e influencia, no sólo en los límites del territorio vasco.

De momento las tres cajas -BBK, Vital y Kutxa- avanzan, con el freno puesto, hacia una fusión que los tres presidentes de las entidades consideran inevitable. En el consejo de administración de la caja alavesa conviven el PSE y el PP, y este partido está frontalmente en contra de esa operación. Los socialistas esperan a las elecciones municipales de mayo para tomar un nuevo rumbo en la caja.

Los primeros pasos públicos de esa operación se dieron en julio de 2005, al poco de llegar a la presidencia de la BBK Xabier de Irala. En enero de 2006 CAN anunció su expansión.

Afortunadamente para CAN y las cajas vascas estas anunciaron sus expansiones antes de que el Tribunal de Defensa de la Competencia (TDC) abriera un expediente sancionador contra las tres cajas de ahorros vascas (BBK, Kutxa y Vital) y contra la Caja de Ahorros de Navarra (CAN) por presunto reparto de mercado. Lo abrió en octubre al apreciar indicios de reparto de mercado y de no solapar sus redes de oficinas.

Las tres cajas vascas y CAN niegan que las nuevas aperturas de oficinas tengan nada que ver con ese expediente, sino con la oportunidad de negocio en cada una de las provincias. Las cuatro siguen juntas en la Federación de Cajas de Ahorros Vasco Navarras

Mientras tanto Caja Navarra ha hecho público que con su nuevo concepto de oficina está creciendo un 48% más rápido que con las tradicionales. Si bien es cierto que la CAN ha puesto en marcha un sistema clásico de expansión intensiva, lo ha hecho con un revolucionario concepto de organización interna de cada sucursal. Las oficinas se llaman "Cancha" y en su interior el mobiliario se parece más una ludoteca que a una oficina financiera. No hay puestos fijos con sillas ni siquiera en la zona de la caja, y el operario puede atender a los visitantes en la zona dedicada al ocio y a actividades culturales.

En la estancia principal de la sucursal hay mesas bajas con libros infantiles y pinturas para que los niños jueguen y además varios terminales con internet y los periódicos diarios. Toda una invitación al ahorro.

Más de 1.300 sucursales entre las cuatro cajas

Entre las cuatro cajas, las vascas y la Navarra, disponen de una red de más de 1.300 oficinas en España. La Navarra va a tener al final del periodo de expansión, en 2008, un total de 232 oficinas fuera de Navarra y casi 200 en la comunidad foral.

La Kutxa contaba en septiembre pasado con una red de 278 sucursales, de las que 145 están fuera de Euskadi y cinco en Francia y tiene previsto inaugurar cincuenta este año

La red de Caja Vital Kutxa está compuesta por 99 oficinas en Álava y 22 fuera del territorio, y tiene previsto inaugurar este año en Pamplona en Zaragoza, Burgos, Toledo, Guadalajara, Parla y en 3 los nuevos barrios de Vitoria.

La BBK acabó el año con un total de 385 oficinas abiertas, 240 en Vizcaya y 145 en la red de expansión. Para este año se prevé la apertura de 45 oficinas. Una de las zonas donde se abrirá una oficina es Navarra, para tener un enlace entre las comunidades de la cuenca del Ebro en las que BBK tiene fuerza. Además abrirá 16 nuevas sucursales en Andalucía, otras 12 en Levante y finalmente una más en Cantabria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de febrero de 2007

Más información