Lugo homenajea a Benedicto y Xavier, cantantes de Voces Ceibes

Fue un 30 de marzo de 1968 cuando el catedrático y hoy académico Xesús Alonso Montero organizó en Lugo un concierto de canción gallega con Benedicto y Xavier como protagonistas. Estaba todo dispuesto en la antigua Escuela de Comercio cuando la policía prohibió el evento. Estos dos artistas del colectivo musical Voces Ceibes tocaron y cantaron en el domicilio del catedrático, pero no fue lo mismo.

El instituto Lucus Augusti acogió ayer en su salón de actos el sueño del profesor Alonso Montero: un concierto de precursores de lo que se conoció como "nova canción galega". Ayer no hubo posibilidad de prohibir nada, excepto la venta del CD con que fueron obsequiados los 500 asistentes. Estuvo el propio Benedicto, ya sin Xavier, retirado de la música, y faltó, por problemas de agenda, Alonso Montero.

A la entrada del remozado salón de actos del viejo instituto, el más antiguo de Galicia, todo el mundo recibió el compacto en el que, agrupados bajo el título A voz da terra se recogen 15 temas de otros tantos artistas o grupos que en su día tuvieron vinculación académica con el centro.

Benedicto relató cómo tuvo el honor de ser el primero en realizar canción de autor en gallego, y cómo escribió la letra de Un home, su primer tema. Reconoció la influencia que sobre él ejerció el cantautor catalán Raimon, a quien se le considera precursor del movimiento de canción protesta que surgió en Galicia tras un recital suyo en Santiago en mayo de 1967. La influencia en Benedicto fue tal que cantó antes Al vent en catalán que Un home en gallego. En el concierto no faltaron piezas de Miro Casabella, de Pablo Quintana, A Quenlla y de uno de los hijos de Alonso Montero, Cuchús Pimentel.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS