Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones en Unicaja

El PP arremete contra Medel al acusarle de romper el consenso y "viciar" una votación

Los populares impugnarán hoy la asamblea de Unicaja en la que perdieron un consejero

El Partido Popular (PP) ha convertido al presidente de Unicaja, Braulio Medel, en el blanco de sus iras, después de que en la asamblea de la entidad celebrada el pasado miércoles los populares perdieran un representante en el consejo de administración. Según los populares, Medel "ha roto el consenso histórico" que existía en la entidad, y "vició" la votación de la asamblea al intervenir en ella "sin ser elector, ni elegible". Por este motivo, el PP anunció que impugnará hoy las votaciones de elección de consejeros ante la comisión de control sin "descartar acciones posteriores en otros ámbitos".

La guerra política a cuenta de la renovación parcial de los órganos de gobierno de Unicaja se recrudece. El secretario general del PP de Andalucía, Antonio Sanz, apuntó ayer contra el mismo presidente de la entidad, acusándole de cometer una presunta ilegalidad por no haberse abstenido en la votación de nuevos consejeros en la asamblea general del pasado miércoles.

Previamente a la votación, el gabinete jurídico de la caja informó de que el presidente tenía derecho a voto. La ley establece que los miembros del consejo de administración de las cajas se renovarán parcialmente cada tres años, pero que el presidente queda exento de la primera de ellas. Por eso, en la asamblea del miércoles se eligieron a tres consejeros representantes de las corporaciones locales y no cuatro. Medel no se sometía a votación, pero según un portavoz de la entidad ello no implica que no tenga derecho a voto porque es miembro de la asamblea de pleno derecho.

El PP entiende que no es así, y argumenta que Medel no figuraba en la relación de electores que se confeccionó para la asamblea.

En las vísperas de la asamblea, PSOE e IU habían acusado al PP de romper el consenso y la estabilidad que históricamente ha imperado en Unicaja. El PP presentó su propia candidatura a miembros del consejo de administración, sin someterla a consenso previo como era tradicional. "Eso no quiere decir que no se propiciara después un acuerdo", justificó el presidente provincial el PP en Málaga, Joaquín Ramírez. El PP pretende que su diputado Manuel Atencia sea vicepresidente con poderes ejecutivos en la entidad, puesto que hasta hora desempeñaba Mariano Vergara, designado por el PP, pero con un perfil político mucho más débil que el de Atencia, un peso pesado del partido.

Según el PP, fue el PSOE el que rompió el consenso y presentó a dos candidatos a consejero por las corporaciones locales, cuando según el acuerdo tácito que rige desde 1997 le correspondía uno.

Ramírez acusó a la secretaria provincial del PSOE de Málaga, Marisa Bustinduy, de haber estado "rateando" votos en la misma asamblea. "Sabemos que por las corporaciones locales, el PP tiene 18 miembros en la asamblea y el PSOE 12", explicó Ramírez. Pero el resultado de la votación fue un empate a 16 que, de acuerdo a los estatutos, se resolvió en favor del PSOE por la mayor edad de su segundo candidato. De esta forma, el PSOE logró dos consejeros y uno el PP, invirtiendo la proporción que había hasta ahora.

Según explicó Sanz, en la mañana del miércoles había "conversaciones muy avanzadas" entre el PP, el presidente de Unicaja y la dirección regional del PSOE según el cual Atencia tendría poderes ejecutivos como vicepresidente primero de la entidad pero con funciones "diferentes" a las que desempeñaba Mariano Vergara, aunque no precisó cuales. Lo que sí dijo Sanz es que dichas funciones "planteaban soluciones viables para los objetivos de representatividad y ejecutividad del PP".

Según Sanz, fueron el PSOE y Medel quienes incumplieron el acuerdo, que implicaba que inmediatamente después de la asamblea se reuniera el consejo de administración en el que debía nombrar vicepresidente a Atencia. Sanz culpó directamente a la dirección provincial del PSOE de Málaga y dijo no tener constancia de que fueran los órganos regionales socialistas los incumplidores.

Tanto el PSOE regional como el provincial niegan la existencia de dicho acuerdo. También lo hizo un portavoz de Unicaja, que aseguró que pocos minutos antes de la asamblea fue el PP quien comunicó que no se sentía satisfecho con lo pactado horas antes.

Sanz insistió ayer en que no ha sido el PP quien ha violentado el consenso "que tan buenos resultados ha dado en el funcionamiento de Unicaja en los últimos años" y aseguró que "en ningún momento queríamos pedir ni un gramo más". Agregó que el PP tenía la vicepresidencia ejecutiva y que "estábamos en nuestro derecho al plantearla".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de enero de 2007