Crónica:Fútbol | 18ª jornada de Liga
Crónica
Texto informativo con interpretación

Osasuna, una avalancha

El Betis de Luis Fernández, reducido a un conjunto de verberna

La estrategia sólo es útil para ganar. No existe planificación de la derrota ni del empate. Por eso, cuando se intenta corromper esa máxima, el resultado será indefectiblemente el mismo. Le ocurrió ayer a Luis Fernández, que dispuso un equipo desordenado, con mucho peso en la medular, nula vitalidad en las alas y un conglomerado defensivo de verbena. El objetivo del francés, no perder, se desmoronó en los primeros segundos. Osasuna saltó envalentonado y siguió creciendo hasta bordar un fútbol a ratos exquisito o, al menos, apasionado y ofensivo, algo encomiable en tiempos de absoluta racanería futbolística.

Ziganda ha encontrado la tecla para hacer funcionar a Osasuna y sus jugadores no se cansan de pulsarla. En el primer medio minuto del encuentro, Soldado y Raúl García hicieron estirarse a Contreras en dos jugadas diferentes. Los béticos no sabían cómo responder. Comprometidos en generar un partido romo, el planteamiento ofensivo de Ziganda les inhibió.

OSASUNA 5 - BETIS 1

Osasuna: Ricardo; J. Flaño, Josetxo, Cruchaga, Corrales; Juanfran (Valdo, m. 71), R. García, Puñal, D. López (Juanlu, m. 76); Soldado (Webó, m. 65) y Milosevic. No utilizados: Elía; Cuéllar, Nekounam y H. Font.

Betis: Contreras; Arzu, Juanito, Rivas (Fernando, m. 58), Nano (F. Vega, m. 33); Capi, Vogel, Assunção, Miguel Ángel, Edu (Robert, m. 70); y Sobis. No utilizados: Doblas; Melli, Dani y Wagner.

Goles: 1-0. M. 17. Soldado tras una gran jugada de Corrales. 2-0. M. 31. Puñal remata un pase atrás de Juanfran. 2-1. M. 45. Arzu resuelve ante Ricardo. 3-1. M. 57. Soldado se la deja a David López, que marca. 4-1. M. 59. Soldado, en una contra. 5-1. M. 72. Webó, de cabeza.

Árbitro: Pino Zamorano. Amonestó a Vogel, Capi, Juanito y Javier Flaño.

16.957 espectadores en el Reyno de Navarra.

Corrales, por la izquierda y en compañía de David López, y Juanfran, en el flanco opuesto, cargaban sobre Nano y Arzu, inermes frente a la avalancha. No tardó en llegar el resultado. Corrales bordó dos regates y dejó que Soldado, en estado de gracia, marcase. Juanfran, en otra excelente jugada personal, llevó el balón al pie de Puñal, que marcó después de que tocara en un defensa y despistase a Contreras. El agujero era tan evidente que Luis Fernández mandó a Nano a la ducha e introdujo a Fernando Vega. El mando seguía siendo exclusivamente rojillo, aunque la tensión descendió un poco y el Betis, con el cambio, se metió un poco en el choque.

Cuando el equipo navarro esperaba el descanso, Capi se sacó de la manga una parábola matemática a la corona del área que Arzu, incorporado al ataque, se encargó de pinchar y cruzar ante Ricardo. Los verdiblancos respiraban después del mal rato.

La reanudación trajo la igualdad momentánea entre las dos escuadras. Pese a que no llegaban oportunidades claras, el grupo andaluz vivió sus instantes más completos, con clara posesión del balón y algo del orden que no había mantenido en el inicio.

Pero el desastre esperaba emboscado en la banda izquierda. En una triangulación de libro, Raúl García puso el balón en el pecho de Soldado y éste lo dejó en el pie de David López. Apenas dos minuto después, una contra y un resbalón inoportuno de Juanito dejaron a Soldado solo frente a un vendido Contreras. El canterano del Madrid obtenía su segundo tanto y rompía definitivamente el encuentro.

Ya sin preocupaciones por el resultado, Ziganda hizo descansar a Soldado y Juanfran. Webó, sustituto del ariete, se sumó al festival con un certero remate de cabeza en un saque de esquina. Sin afán de humillar, sólo con un juego excelente, Osasuna destrozaba la progresión del Betis y rompía su particular maleficio con el mes de enero, habitualmente luctuoso para el cuadro pamplonés.

Juanlu inicia una jugada tras desbordar a Sobis.
Juanlu inicia una jugada tras desbordar a Sobis.EFE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS