Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El argelino huido tras perpetrar el 11-M preparaba nuevos atentados en España

El argelino Daoud Ouhnane, supuesto autor material del 11-M que se encuentra en busca y captura desde 2004 y al que la investigación sitúa en Irak, tenía la misión de "buscar la forma de volver a cometer atentados en España", según los indicios descubiertos a raíz de las operaciones Sello, Tigris y Camaleón desarrolladas por la policía española contra el terrorismo internacional.

La operación Sello II fue desarrollada ayer por la policía y ordenada por el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, que sustituía al juez Juan del Olmo, de vacaciones. En esa operación fueron detenidas cinco personas: Zohaib Khadiri (en Barcelona), Djilali Boussiri (Tarragona), Nasreddine Ben Laid Amri (Gerona) y los presos Samir Tahta (cárcel del Puerto de Santa María) y Kamal Ahbar (cárcel coruñesa de Teixeiro). Los cinco islamistas están acusados de prestar colaboración a tres de los implicados en el atentado del 11-M: Mohamed Afalah, al que la policía da por muerto en un atentado suicida en Irak en mayo de 2005; Mohamed Belhadj -que alquiló el piso de Leganés en el que se suicidaron siete de los terroristas que perpetraron el 11-M- ; y Daoud Ouhnane, cuyas huellas aparecieron en la furgoneta Renault Kangoo en la que los terroristas trasladaron los explosivos antes de colocarlos dentro de los trenes.

El argelino Daoud Ouhnane, que dejó sus huellas en los escenarios del 11-M, está en busca y captura desde mayo de 2004

La investigación mantiene que el fugado era líder de la red terrorista y tenía la misión de planificar nuevos ataques

Cinco islamistas, dos de ellos presos, detenidos por ayudar a la fuga de tres de los implicados en la matanza de los trenes

En mayo de 2004, el juez Juan del Olmo ordenó la busca y captura internacional de Daoud Ouhnane. Sus huellas se encontraron en una bolsa de plástico azul que contenía detonadores y que fue abandonada en la furgoneta Renault Kangoo.

Los investigadores reunieron pruebas científicas que situaban a Ouhnane en los tres principales escenarios del 11-M: en la furgoneta Renault Kangoo, en la casa de Morata de Tajuña (Madrid), donde se confeccionaron las bombas, y en el piso de la calle de Carmen Martín Gaite, de Leganés (Madrid), donde el 3 de abril de 2004 se suicidaron siete de sus compañeros.

El juez le ha imputado por delito de pertenencia a una organización terrorista islamista, por 190 asesinatos terroristas y por estragos terroristas.

La existencia de Daoud Ouhnane, de 34 años, se conoció poco después del 3 de abril, cuando la policía, tras examinar los escombros del piso en el que se suicidaron los siete terroristas, encontró una mochila en cuyo interior había una libreta Estrella de La Caixa a su nombre.

Poco después se supo que el usuario del teléfono móvil con el número 660 271 849 había mantenido tres contactos telefónicos con Jamal Ahmidan, El Chino, los días 27 de febrero y 4 y 6 de marzo de este año; y otros dos con Mohamed Oulad Akcha, los días 4 y 6 de marzo. Los investigadores precisan que, por las señales emitidas por su teléfono móvil, se puede afirmar que la tarjeta estuvo en Chinchón y Morata de Tajuña los días 5 y 6 de marzo, que luego fue desconectada y fue activada de nuevo el 12 de marzo -al día siguiente al atentado- pero en Corella (Navarra).

Además, restos con su ADN han sido localizados en la finca de Morata de Tajuña donde el 10 de marzo se montaron los artefactos explosivos que se utilizaron en los atentados.

Daoud Ouhnane, nacido el 4 de febrero de 1970 en Mohammadia (Argelia), huyó a Irak desde donde contactó por teléfono con Djilali Boussiri.

Boussiri fue detenido ayer por la policía en su casa de Reus (Tarragona). En la operación se intervino diversa documentación y un vehículo de su propiedad. Boussiri, según la investigación, ha sido el enlace de Daoud Ouhnane en España. Fuentes judiciales aseguran que el argelino huido tras el atentado del 11-M es "uno de los máximos responsables de la red terrorista islamista, cuya misión sería buscar la forma de volver a cometer atentados en España".

Infraestructura

La operación policial de ayer arranca tras el descubrimiento, a raíz del 11-M, de una infraestructura islamista en España encargada de enviar muyahidines a Irak. La investigación se dirigió hacia unas células ubicadas en Santa Coloma de Gramanet y Barcelona, donde se produjeron algunas detenciones en los dos últimos años dentro de las operaciones Sello, Tigris y Camaleón.

La policía descubrió que dos personas, Zohaib Khadiri, residente en Santa Coloma de Gramanet, y Samir Tahtah, preso en la cárcel del Puerto de Santa María, habían financiado la huida de Mohamed Belhadj, que facilitó a los terroristas del 11-M el piso de Leganés donde vivieron antes de suicidarse.

Mohamed Afalah huyó a Irak tras el atentado del 11-M y murió en ese país en un atentado suicida más de un año después. Afalah dejó sus huellas en la casa de Chinchón, donde se montaron las bombas, y en el piso de Leganés donde se suicidaron siete terroristas. Según la investigación policial, que se ha basado en la declaración de un ciudadano argelino, Mohamed Afalah tenía un contacto estrecho con Kamal Ahbar (detenido ayer en la misma cárcel de Teixeiro, donde se encontraba presos por una operación anterior), Nasreddine Bel Laid Amri y Zohaib Khadiri, quien habría enviado 800 euros a Afalah a través de las operadoras de la Western Union en Santa Coloma de Gramanet.

En los registros en los domicilios de los tres detenidos en Barcelona, Tarragona y Gerona la policía se incautó de documentación y pequeñas cantidades de dinero, así como de resguardos de envíos de dinero a Irak o resguardos de llamadas telefónicas a Afganistán, fotocopias de pasaportes y certificados falsos de trabajo, dos ordenadores y sellos de los ayuntamientos de Zaragoza y Barcelona.

El juez Juan del Olmo, encargado de la investigación del 11-M, tomará declaración a los detenidos en los próximos días, aunque esta causa no se incorporará a la seguida por el mayor atentado en la historia de España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de enero de 2007