Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Duran no descarta un Gobierno con el PP tras las generales de 2008

"Yo no iré al notario", ironiza para desmarcarse del gesto de Artur Mas

Josep Antoni Duran Lleida está decidido, desde su posición de líder de Unió Democràtica (UDC), a que la federación Convergència i Unió (CiU) se integre en el Gobierno central tras las elecciones generales de 2008. Ayer defendió de nuevo esta opinión y aseguró que no le dolerían prendas en gobernar con el Partido Popular siempre que hubiera un acuerdo programático con la formación que dirige Mariano Rajoy.

Duran quiere marcar perfil propio a la estrategia que debe seguir Convergència i Unió tras las elecciones catalanas de noviembre, al verse relegada a la oposición pese a ganar holgadamente en las urnas. Desde esta perspectiva, no le importa que su discurso chirríe con el del líder convergente, Artur Mas.

Ayer, volvieron a asomar las divergencias. Mas siempre ha supeditado cualquier acuerdo con el PP a que sus dirigentes den un giro de 180 grados a su política "agresora" contra Cataluña. Incluso en la campaña de las autonómicas llegó a rechazar ante notario un acuerdo estable en Cataluña con el PP de Josep Piqué.

"Yo no iré al notario", afirmó contundente Duran Lleida en una entrevista en la emisora Punto Radio. Y añadió que no descarta un pacto poselectoral con la formación de Rajoy, que propicie la presencia de ministros de CiU, siempre que se acepten los puntos programáticos de la federación nacionalista.

Sin embargo, a fin de no dar falsas esperanzas al PP ni regalar los oídos a sus dirigentes, el líder democristiano matizó sus declaraciones: "Se trataría de sentarnos en una mesa las horas que hiciera falta [con representantes del PSOE o del PP] y formular conjuntamente un programa de acción de Gobierno, como están haciendo en Holanda o Austria". Duran Lleida se abstuvo, por tanto, de desvelar sus preferencias ante un hipotético Gobierno de coalición, aunque reiteró su deseo de mayor implicación en la gobernabilidad de España, tal como lo expresó en un artículo en EL PAÍS el 22 de diciembre. "Soy partidario de que el catalanismo que representa CiU se implique en la gobernabilidad de España entrando a formar parte del Gobierno. Políticamente apuesto por eso, porque ayudaría a resolver ciertos problemas históricos entre Cataluña y el conjunto español, mucho más después de graves errores cometidos en el desarrollo del proceso estatutario, entre Cataluña y fuera", agregó ayer en la citada entrevista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de enero de 2007