Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:TENIS | Torneo de Madrás

Nadal abre el curso con un triunfo contundente sobre Schuettler

Menos de una hora y media precisó Rafael Nadal para ventilar su primer compromiso de la temporada. Enfrente tuvo al veterano alemán Rainer Schuettler, de 30 años, un especialista sobre superficies duras y cuyo mejor golpe es el revés. Fue en el torneo de Madrás, la ciudad de India rebautizada como Chennai. Nadal se impuso por 6-4 y 6-2 y ahora se medirá al indio Karan Rastogi.

Nadal, primer cabeza de serie de la competición, reconoció, a pesar de su contundente triunfo, que aún le falta rodaje para alcanzar un buen estado de forma. "Ésta ha sido la primera salida del curso y no estoy al ciento por ciento. Preciso más partidos para alcanzar el mejor juego, pero me siento feliz por haber ganado a Rainer, un rival peligroso", manifestó.

El tenista español inicia la campaña con el objetivo de pulir, si cabe, el juego que le ha permitido, a sus 20 años, sumar ya 17 títulos, entre los que destacan las dos últimas ediciones de Roland Garros.

La calidad y consistencia del número uno mundial, Roger Federer, es la principal barrera en el vertiginoso ascenso de Nadal. El suizo, elegido por segundo año consecutivo el mejor deportista mundial por el diario francés L'Equipe, por delante del golfista estadounidense Tiger Woods y del piloto de fórmula 1 Fernando Alonso, manifiesta que 2006 ha sido el mejor año de su carrera. Consiguió no lesionarse y sólo hubo un torneo en el que no disputó la final: Cincinnati. Se adjudicó 12 títulos y 92 partidos individuales. Ni siquiera considera su peor recuerdo la derrota en París ante Nadal, al contrario que cuando se produjo en 2005. "Todos los partidos que disputo contra Rafa me aportan algo. Sobre todo, el que también perdí en Roma", apuntó.

Federer subraya como el momento más importante de su temporada su triunfo en Wimbledon, donde logró bloquear el recuerdo de sus cuatro derrotas iniciales frente a Nadal. En el resto del curso sólo sufrió una más: ante el británico Andy Murray.

Carlos Moyà también pasó la primera ronda en Madrás, uno de sus torneos predilectos porque ha sido finalista en las tres últimas ediciones y ganador en 2004 y 2005. Venció por 7-6 (7-3) y 6-3 al también alemán Alexander Waske. Reconoce que necesita una meta para jugar bien y que, en este caso, es "llegar al top-20".

El mallorquín, que en marzo de 1999 fue el número uno, se encuentra situado en estos momentos en el puesto 43º de la clasificación mundial. "Sé que puedo conseguir meterme de nuevo entre los 20 primeros. Siempre y cuando me respeten las lesiones y sepa aprovechar mis oportunidades", estima.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de enero de 2007