Reportaje:

Casados, treintañeros y con carrera

El 90% de los 40.000 alumnos de la UOC trabajan y en horas puntas se conecta el 10%

Un mundo dentro de otro mundo; una universidad, pero muy distinta a las otras. Eso es la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), que nació cuando los ordenadores personales o PC empezaron a llegar a las casas y se ha consolidado pese a los recelos iniciales que suscitó su oferta de enseñanza a distancia.

Sus socios forman parte de un patronato en el que la Generalitat tiene mayoría y está acompañada por personalidades del mundo empresarial y social. Este curso la UOC tiene 40.000 alumnos, que estudian en catalán y castellano. El 90% trabajan. La mayoría son treintañeros, en una horquilla mayoritaria de edad que va de los 25 a los 40 años. El 60% de los alumnos de esta universidad virtual estudian su segunda carrera, el 90% trabajan y la mayoría están casados, según datos de la universidad.

La pasada Nochevieja a las 0.30 horas había 500 estudiantes en el campus virtual

"Todos nuestros alumnos deben tener un PC y estar conectados", afirma Francesc Noguera, responsable de tecnología de la universidad. "Sin tecnología no habría universidad", recalca. Muchos alumnos son noctámbulos que roban horas al sueño. La universidad que dirige la rectora Imma Tubella destaca que en las horas punta se puede llegar a conectar entre el 8% y el 10% de los alumnos al mismo tiempo. "Las conexiones han crecido, seguramente porque hay más banda ancha que antes", dice el responsable de tecnología de la universidad. Y una curiosidad: la noche de fin de año de 2005, a las 0.30 horas había 500 personas conectadas. "Se conectan mucho por la noche, sobre todo hacia las once", afirma la directora de mercadotecnia, Montserrat Paredes.

El gerente de la UOC, Óscar Aguer, destaca que la edad de los alumnos está bajando. "Este año tenemos más alumnos de menos de 24 años", recalca. El rejuvenecimiento se nota desde hace dos años. Hoy el 24,5% de los estudiantes de esta universidad virtual tienen entre 21 y 25 años, cuando apenas eran el 0,2% cinco cursos atrás. Otro dato llamativo es que las mujeres han ido aumentando y ya superan a los hombres. "El 52,8% de los matriculados son mujeres, siete puntos más que hace cinco años", afirma Paredes.

El método de estudio tiene particularidades. A los estudiantes se les ofrecen dos opciones: una evaluación continua o ir a examen final. "La mayoría opta por la continua porque pueden ir haciendo ejercicios a lo largo del semestre, aunque deben presentarse al final a una prueba para validar que son ellos los que han ido haciendo los exámenes en sus casas", dice Aguer.

El catálogo de estudios lo forman 36 titulaciones oficiales y una propia, la mitad en catalán y la mitad en castellano, idioma este último donde los alumnos están creciendo por el impacto de los estudiantes de México y Colombia. Una característica especial revisten los estudiantes del llamado @ateneo (que estudian en castellano) y @ateneu (en catalán). Aquí los alumnos suelen ser algo mayores. La edad máxima puede superar los 45 años. Estos estudiantes aumentan porque "se pueden matricular de asignaturas sueltas, que luego pueden convalidar si deciden cursar una carrera", destaca Paredes.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS