Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hielo dificulta la conducción en carreteras de Andalucía y Aragón

La Dirección General de Tráfico (DGT) recomienda precaución en la conducción a causa del hielo, especialmente en algunas carreteras de las provincias de Zaragoza y Teruel (Aragón) y de Jaén y Granada (Andalucía). El descenso de las temperaturas durante la noche puede causar placas de hielo en las vías, por lo que se debe extremar la prudencia en la A-324 y en la A-395, en Jaén; en la A-337, en Granada, así como en algunas carreteras secundarias de Almería; en la N-211, en Zaragoza, y en la TEV-8022, a su paso por Teruel.

En Granada se recomiendan cadenas para circular por el puerto de La Mora, a la altura de Huetor-Santillán, y en otros tres de la red secundaria, La Ragua, Sierra de Casulas y Collado Veleta, así como para cruzar los puertos de Fuensanta y de La Panadera, en Jaén. Asimismo, en la carretera de Teruel-Valdelinares fue difícil circular, además de en otras vías secundarias de Barcelona y Lleida.

En Segovia, la nieve y el hielo dificultaron la circulación en las carreteras que atraviesan las localidades de Ayllón, El Espinar y Sepúlveda.

El Instituto Nacional de Meteorología (INM) informó ayer de que las brumas y heladas en la mayor parte del interior peninsular se mantendrán los días 24, 25, 26 y 27 de diciembre, aunque las intensas lluvias, las nevadas o las bajas temperaturas que han afectado estos días al Este peninsular tenderán a retirarse a partir de mañana.

Según la predicción especial elaborada por el INM para los últimos días del año, el anticiclón dominante situado sobre el Mar del Norte tenderá a desplazarse a partir de mañana lentamente a Europa central. Se prevé un ascenso generalizado de temperaturas, pero se mantendrán las brumas y heladas en la mayor parte del interior de la Península.

El 28 y el 29, una nueva perturbación afectará a Canarias con chubascos, que atravesarán posteriormente el extremo Sur peninsular, llegando al litoral mediterráneo y Baleares en forma de lluvias y chubascos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de diciembre de 2006