Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Velázquez por Sevilla pide al Estado que adquiera una obra de Zurbarán en una subasta de Sotheby's

La sala de Nueva York ofrece 'La casa de Nazareth', una obra de plenitud del pintor barroco

El óleo El niño Jesús se hiere con la corona de espinas en la casa de Nazareth, uno de los tres sobre el mismo tema que Francisco de Zurbarán pintó entre 1640 y 1644, saldrá a subasta el próximo 25 de enero en la sala Sotheby's de Nueva York. La obra, que pertenece a un coleccionista privado norteamericano, está tasada entre 1.172.000 y 1.563.000 euros y es "un zurbarán de primera línea", en palabras de Enrique Valdivieso, especialista en pintura barroca sevillana. La asociación Velázquez por Sevilla ha pedido al Estado que la adquiera y la deposite en el Museo de Bellas Artes de Sevilla.

"Es una obra netamente representativa de la escuela sevillana cuya adquisición es perfectamente factible para el Estado, a la vista de los presupuestos que viene asignando a la adquisición de obras de arte. De este modo se recuperaría una obra de arte para el patrimonio andaluz", afirma José Andrés Vicente, presidente de Velázquez por Sevilla, una asociación que nació en julio de este año para que la ciudad pueda recuperar obras de Velázquez.

Francisco de Zurbarán (Fuente de Cantos, Badajoz, 1598-Madrid, 1664) realizó tres versiones de La casa de Nazareth entre 1640 y 1644, en su plenitud creativa, según apunta Enrique Valdivieso, catedrático de Historia del Arte y autor, entre otros del libro Historia de pintura barroca de Sevilla (2003).

"El lienzo muestra cómo Zurbarán ha mejorado su dibujo respecto a sus obras de juventud, el sentido de la luz y su dominio más amable de las figuras. Suaviza el colorido y nos presenta una escena cotidiana, íntima y poética", explica Valdivieso, quien en 1998 comisarió una gran exposición sobre Zurbarán en Sevilla en la que incluyó una de estas versiones, la única que se ha quedado en España y pertenece a un coleccionista particular de Palma de Mallorca.

"Sería deseable que el Estado hiciera un esfuerzo para comprar esta obra que tiene entidad para estar tanto en el Museo del Prado como en el Bellas Artes de Sevilla", apunta el catedrático. "El lienzo es una profecía de la pasión y la muerte de Cristo. Zurbarán presenta a un Jesús casi adolescente que está jugando con una corona de espinas y se pincha. Le sale una gota de sangre, la Virgen lo ve y entonces toma conciencia de su futura muerte y su rostro se tiñe de una profunda melancolía", asegura el experto en pintura barroca.

"Nos consideramos marginados por los sucesivos gobiernos del país porque no nos enteramos de a quién le toca invertir en el Bellas Artes de Sevilla, ya que es un museo de titularidad estatal pero está gestionado por la Junta de Andalucía", precisa Manuel Valdivieso, secretario de Velázquez por Sevilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de diciembre de 2006