Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cientos de vecinos piden la paralización de las obras del campo de golf del Canal

El proyecto inicial sobre un antiguo depósito de agua incluía un gran parque público

Unos 500 vecinos se manifestaron ayer por la tarde en Chamberí para pedir la paralización de las obras que el Canal de Isabel II lleva a cabo sobre un antiguo depósito de agua junto al parque de Santander. Reclaman que se construya el gran parque público prometido en 2003 y no un campo de golf de gestión privada como pretende la Comunidad. El Ayuntamiento ordenó en noviembre la paralización de las obras al entender que se estaban llevando a cabo al margen de la licencia urbanística otorgada en 2003. La Comunidad asegura haber solicitado un nuevo permiso que recoge las mejoras del proyecto.

La cita era a las cuatro y media de la tarde, pero como los niños no salían hasta un poco más tarde del colegio, se retrasó. Y es que el grueso de la manifestación eran ellos, principales beneficiarios del hipotético parque de 12 hectáreas que Alberto Ruiz-Gallardón proyectó en abril de 2003.

Tres años después las cosas han cambiado. Del interior del recinto sobresalen unas torres metálicas de unos 30 metros de altura, de color verde y amarillo, proyectadas para sujetar redes de protección. Porque en uno de los lados del recinto se está construyendo una plataforma de dos pisos con 100 puestos para practicas los golpes de golf. "Nos prometieron un gran parque, con campos deportivos, con un estanque y ahora nos damos cuenta de que se trata de un proyecto distinto y de que nos estaban engañando", dijo, a través de un altavoz, Ramón Linaza, miembro de varias de las asociaciones que convocaron la manifestación. "Pediremos una cita a la presidenta, esperamos que esto sea el inicio de la demolición de lo que hay construido", añadió.

Multitud de pancartas con lemas como "Más parque y menos golf" o "quiero jugar a la pelota en el parque con mis amigos" rodeaban las escaleras de la estatua de Rizal, punto de encuentro de la protesta. "Estamos aquí para que nos pongan un parque y paren las obras del golf", decía Mateo, de nueve años.

A la cita acudieron representantes del PSOE e IU. El candidato socialista a la alcaldía, Miguel Sebastián, hizo una aparición fugaz para saludar a los vecinos y mostrarles su apoyo.

Entre aplausos y gritos contrarios a Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad, Linaza leyó un discurso en el que animaba a los vecinos a luchar por el parque, centrando sus esfuerzos en suprimir las "disparatadas canchas de golf, un campo de nueve hoyos, la conversión del campo de fútbol de Canal en apartamentos, la gestión privada del nuevo espacio y que el pliego de condiciones para la explotación del mismo incluya la posibilidad de cobrar un euro por entrar al parque".

"Están construyendo sin licencia, tenían una licencia para hacer un estanque, un jardín y campos de fútbol y, sin que haya habido un cambio en el Plan General, están haciendo otras cosas", explica Carmen Sánchez Carazo, concejal socialista del Ayuntamiento.

Inés Sabanés, portavoz de IU en Ayuntamiento calificó la situación como "totalmente ilegal". "Lo que se está haciendo no es adecuado para este entorno y se necesita otra licencia y un plan especial", explicó Sabanés.

La protesta finalizó con una marcha alrededor del parque y el corte, durante diez minutos, del tráfico de la calle Islas Filipinas por parte de algunos de los manifestantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de diciembre de 2006