Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El viejo balón vuelve a botar

Tras las quejas de los jugadores, la NBA cambia la pelota sintética, que producía cortes en las manos, por la antigua pelota de cuero

No fue una novedad cuando jugadores como Shaquille O'Neal comenzaron meses antes de que empezase el campeonato a quejarse sobre el nuevo balón de microfibra sintética que la NBA había sustituido por el tradicional de cuero. hay jugadores a los que un micrófono cerca de la cara les incita a quejarse sobre lo primero que se les pasa por la cabeza: sus compañeros, el entrenador, el propietario, el comisionado o la prensa. Sin embargo, cuando algunos tan políticamente correctos como Nash o Ginóbili se unieron a la protesta por un balón difícil de manejar e impredecible en el aire pareció que el comisionado de la NBA, David Stern, tenía un serio problema.

Stern ha cedido a las quejas de los verdaderos consumidores del nuevo balón, los jugadores, y recuperará la vieja pelota de cuero el 1 de enero. La semana pasada había reconocido a The New York Times que fue un error cambiar sin consultar a los jugadores.

Después del partido en el que Nueva Jersey Nets y Phoenix Suns disputaron el pasado miércoles y que finalizó tras dos prórrogas, los bases de ambos equipos, Kidd y Nash, acabaron con las manos llenas de cortes y quemaduras. No eran los primeros jugadores que sufrían los efectos de la microfibra sintética y Stern ha acabado rindiéndose a la evidencia. "La respuesta de los jugadores ha sido abrumadoramente negativa y hemos actuado acorde a ello", declaró el máximo dirigente tras tomar la decisión.

Si el cambio de balón no se ha producido de manera inmediata es porque la marca que los produce, Spalding, tiene sus almacenes vacíos de los viejos balones de cuero. De acuerdo con lo estipulado en la Liga, debe haber 15 balones nuevos en cada campo de entrenamiento y 15 también sin usar en cada recinto antes de cada partido. Los 20 días que quedan para el nuevo año serán suficientes para que el fabricante pueda producir los suficientes para abastecer a la competición.

Sin embargo, datos ofrecidos por la NBA confirman que el balón sintético demostró ser más consistente y que desde que empezó la nueva temporada aumentaron los porcentajes de tiro y disminuyeron las pérdidas de balón respecto al pasado año. Al final lo que contó fue la opinión de lo que hacen que el objeto de la discordia entre en la canasta.

Los Boston Celtics, el único equipo que disputará partidos los días 31 de diciembre y 1 de enero, tendrá pocas horas para volver a adaptarse al balón que botó durante 35 años y seguramente lo haga durante mucho más tiempo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de diciembre de 2006