Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El agua, prioridad de Camps en la conferencia de presidentes

El presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, se mantiene firme en su reivindicación del trasvase del Ebro como "única y mejor" fórmula para paliar la falta de recursos hídricos en la Comunidad Valenciana. La defensa de esa infraestructura, junto con el incremento de policías, más recursos para la sanidad y la aceleración de las obras del AVE, marcarán la agenda del titular del Consell en la próxima Conferencia de Presidentes Autonómicos, prevista para el próximo mes de enero.

Camps anunció ayer en Alicante su disposición a asistir a la cumbre con sus homólogos regionales, "en cuanto la convoque el presidente del Gobierno". El jefe del Ejecutivo valenciano no se pronunció sobre la petición del líder de los socialistas valencianos, Joan Ignasi Pla, de celebrar un pleno extraordinario en las Cortes Valencianas para debatir las cuestiones que Camps debería trasladar a la Conferencia de Presidentes. La iniciativa de Pla ya ha sido rechazada por el portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Sefarín Castellano, quien calificó de "sin sentido y pérdida de tiempo" la propuesta del dirigente socialista.

En el apartado del agua, Camps redobló la defensa del trasvase del Ebro, "ante el fracaso de la propuesta del presidente del Gobierno". "Seguimos sin tener más agua ni más barata ni de más calidad como anunció José Luis Rodríguez Zapatero", afirmó. Respecto a la seguridad ciudadana, el jefe del Consell subrayó que instará al Gobierno a que cumpla su promesa de dotar con 2.000 agentes la plantilla de la policía en la Comunidad Valenciana.

Entrada norte a Alicante

Camps justificó la necesidad de aumentar los recursos transferidos por el Gobierno a la Generalitat en materia de sanidad en el incremento de población que se ha producido en los últimos siete años, "que ha pasado de 3.900.000 personas a 4.600.000", precisó. "Exijo que el Gobierno reconozca esas 700.000 personas más que suponen en torno a 600 millones de euros más cada año", aseveró. En cuanto al tren de alta velocidad Madrid-Comunidad Valenciana, Camps subrayó que exigirá que "se respete el proyecto inicial y se aceleren las obras".

Camps ofreció este adelanto sobre su participación en la Conferencia de Presidentes durante el acto de colocación de la primera piedra de las obras de ampliación de la avenida de Dénia en Alicante. Las obras supondrán la reconversión del colapsado acceso norte a la capital alicantina y convertirán esta antigua travesía de la N-332 en una vía urbana, con tres carriles en cada sentido. La nueva vía contará con zonas de arbolado, espacio para peatones, y pasos a nivel subterráneos en los cruces más conflictivos. El proyecto, financiado por el Consell, supone una inversión de 50 millones de euros. El plazo de ejecución de las obras es de un año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de diciembre de 2006