Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jordi Valls será el presidente del puerto de Barcelona

Jordi Valls, ex consejero de Industria y Trabajo, fue nombrado ayer nuevo presidente de la Autoridad Portuaria de Barcelona (APB) en sustitución de Joaquim Coello, quien ahora dirigirá su carrera hacia la empresa privada.

Si bien Valls entró en el gabinete de Maragall debido a la remodelación gubernamental de abril de este año, el final anticipado de la legislatura hizo que su paso por la consejería fuera efímero: los siete meses que transcurrieron hasta las elecciones. El socialista, que ostentó la alcaldía de Manresa durante 11 años, asume ahora la dirección del puerto de Barcelona, según se deicidó en la reunión del Consell Executiu, por lo que Valls deberá renunciar a su acta de diputado.

Valls cubrirá la vacante dejada por Joaquim Coello, recién contratado por Applus+, filial de certificación de Aguas de Barcelona. Su entrada, en calidad de consejero delegado, se produce seis meses después del fracaso de la operación de venta de Applus+ a la británica Candover, que se saldó con la destitución del anterior consejero, Sergio Pastor.

El Gobierno también nombró ayer los delegados de la Administración catalana en Girona, Lleida y Tierras del Ebro, cargos que recaerán sobre Jordi Martinoy, Jaume Gilabert y Josep Lluís Salvado, respectivamente. Todos ellos han sido nombrados a propuesta de ERC, que dirige la vicepresidencia de la Generalitat, responsable de las delegaciones territoriales. Salvado y Gilabert, de hecho, repiten en el cargo que abandonaron tras la salida de los republicanos del anterior tripartito. Queda todavía por conocer la identidad de los delegados que los socialistas propondrán en este mandato para Tarragona, Barcelona y Pirineos, así como el candidato de ICV-EUiA para la delegación de la Cataluña central, aún sin proclamar.

Por otra parte, el Ejecutivo decidió situar a Joan Josep Berbel, hasta ahora secretario de Industria, al frente del Servicio de Empleo de Cataluña. Jordi Fortuny, quien dirigió desde 2004 la oficina de comunicación del Gobierno, pasa ahora a Difusión Corporativa. Mientras, Jordi Menéndez llega a la dirección general de Relaciones Externas, recién creada por José Montilla para vehicular los contactos entre Generalitat y el resto de instituciones. Montilla, además, mantendrá estable el número de altos cargos bajo su tutela con respecto al anterior ejecutivo y tiene previsto reafirmar su compromiso de transparencia publicando en Internet los sueldos de éstos.

El Consell Executiu volvió a aprobar dos leyes cuyas tramitaciones quedaron paralizadas por el final anticipado de la legislatura: la Ley de Contratos de Cultivo y la creación de la Agencia Catalana de Turismo. Asimismo, aprobó destinar 8,8 millones de euros en la construcción de viviendas de alquiler para jóvenes en la Ciudad de la Justicia que se construye en L'Hospitalet de Llobregat.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de diciembre de 2006