Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La "vieja bohemia coruñesa" ataca por rancheras

Fiesta explosiva con músicos de los ex Diplomáticos, Jarbanzo Negro y Papaqueixos

Fue un gran concierto doméstico de la autodenominada "vieja bohemia coruñesa", que demostró que, a pesar de estar desperdigada y haber dejado en segundo plano sus vocaciones musicales, aún sabe hacer fiestas cuando sube al escenario. La Ghran Treboada, celebrada en homenaje al centro social Atreu de A Coruña, reunió el sábado por la noche en la Sala Mardi Gras a los Tres Prebóns, el cuarteto del ex diplomático Xurxo Souto, y a músicos de otros míticos grupos coruñeses como Jarbanzo Negro y Papaqueixos para una explosiva actuación de rancheras punk, versiones genuinamente gallegas de canciones populares "tocadas con vehemencia".

Hubo lleno total en una sala que resultó pequeña para la expansiva y atronadora actuación de este variopinto elenco de músicos que, al ritmo de acordeón (Xurxo Souto), batería (Fran de Papaqueixos), bajo (Antón), bombardino (Vendaval do Rosal), saxo y guitarra (Tania y Nacho de Jarbanzo Negro), así como gaita (Xan de Papaqueixos), hizo bailar y cantar durante más de hora y media a un joven público entusiasta que participó activamente en corear el ñacañaca, fun, reivindicar el grito de Nunca Máis, recordar a Foucellas, el viejo guerrillero independentista del barrio coruñés de Monelos, o clamar que "cuando la dictadura es un hecho, la revolución es un derecho".

La fiesta reunió sobre el escenario a músicos bravú que ya sólo tocan ocasionalmente

Fue una fiesta al más puro estilo de otro hijo de gallego, Manu Chao, en la que no faltó un recorrido musical y cantado a la idiosincrasia de Galicia, como el venerado licor café, o de sus ciudades, con una versión corregida de Vivir na Coruña, que bonito é pese al hedor de la refinería de Meicende, tan cercado al de la papelera de Pontevedra, y con una reconversión de la celebre canción Belfast de Boney M en un homenaje al Berbés, el puerto vigués que desde A Coruña también se homenajea.

El concierto del sábado fue además una fiesta de hermanamiento entre gallegos de aquí y allá, una segunda parte de La Foliada, el "intercambio cultural de Barcelona y Galicia" que se celebró hace un mes en la capital catalana con la participación de siete bandas gallegas, explica Nacho. El ex guitarrista de Jarbanzo Negro reside ahora en Barcelona donde, como programador del Ateneo Popular Nou Barris, trata de fomentar y recrear el ambiente gallego de la capital catalana, siguiendo el modelo del movimiento rumbero de los descendientes de emigrantes andaluces. Existe ya un disco, A Perloca, que reúne a 24 bandas de Galicia y Cataluña con interpretaciones en gallego y bajo los más variados estilos musicales, desde electrónica, ska, rock o rancheras punk como las que conforman el repertorio principal de Os Tres Prebóns de A Coruña.

Este último no es un "grupo al uso", sino cuatro amigos que montan conciertos -no tienen discos grabados- cuando pueden y les apetece, explica O Vendaval do Rosal, músico profesional de la Banda Municipal de A Coruña. Y es que la fiesta que dieron el sábado en la Sala Mardi Gras fue la ocasión de reunir de nuevo sobre un escenario músicos coruñeses del movimiento bravú que ya sólo tocan ocasionalmente.

El ex diplomático de Monte Alto Xurxo Souto se debe a sus responsabilidades de director de programas de Radio Galega. Xan, premiado como el mejor gaitero de Galicia en el último festival de Soutelo de Montes y ex componente de Papaqueixos, se gana la vida como cartero en Menorca. Tania, la saxofonista alemana del coruñés Jarbanzo Negro, siguió a Nacho en su marcha a Barcelona.

Son todos "viejos bohemios" de A Coruña, en palabras de Souto. Pero demostraron, con su chispeante actuación del pasado sábado, que A Coruña aún rabuña en el mundo musical gallego y sabe ir de rachi (fiesta en el argot coruñés).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de diciembre de 2006