Reportaje:COYUNTURA INTERNACIONAL

Francia pierde el tirón

Las exportaciones de la segunda economía de la UE caen un 0,7%

El nulo crecimiento de Francia en el tercer trimestre ha revelado que el alza del consumo interno no ha bastado para tirar de una economía que no logra mejorar sus exportaciones. Mientras siguen pendientes las reformas laborales y sociales, el Gobierno mantiene un alza del 2% del PIB en sus previsiones para este año. El país ha logrado reducir su déficit fiscal hasta el 2,9%.

Las previsiones indican que el consumo privado debería crecer un 2,6% este año, cuatro décimas por encima del alza registrada el año pasado
La economía crecerá entre un 0,6% y un 0,8% en el cuarto trimestre, y el Banco de Francia mantiene su previsión del 2% para 2006

Francia sufrió un fuerte estancamiento después de que su PIB no experimentara variación durante el tercer trimestre, contrastando con el crecimiento del 1,2% entre abril y junio. La cifra sorprendió al mercado y al propio Gobierno, que esperaban un crecimiento del 0,5%. Los analistas advierten que estos datos reflejan que la segunda economía de la UE no termina de consolidar su despegue y que se deben acelerar las reformas al mercado del trabajo y al sistema de beneficios sociales.

Las autoridades monetarias y económicas de Francia han llamado a la calma y han mantenido inalterables sus previsiones de crecimiento para el resto del año. El ministro de Finanzas, Thierry Breton, ha señalado que la economía crecerá entre un 0,6% y un 0,8% en el cuarto trimestre, mientras que el Banco de Francia mantiene sus pronósticos del 2%, en el alza del PIB para 2006, medio punto por debajo de las previsiones realizadas al comenzar el año.

Crecimiento cero

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Los informes de la Administración económica indican que este nulo crecimiento se explica por la fuerte caída del comercio exterior y el bajo desempeño de la industria. Durante el tercer trimestre, las importaciones registraron un crecimiento cero, mientras que las exportaciones se redujeron un 0,7%. Las cifras del Instituto Nacional de Estadísticas indican, además, que la producción industrial retrocedió un 0,9% en septiembre, tras experimentar un crecimiento del 0,9% en agosto.

Estos datos reflejan los problemas de competitividad que tienen los productos franceses en el exterior. Las empresas y los analistas advierten que las estrictas normas del mercado laboral y los altos costos para los beneficios sociales dificultan la competencia de la segunda economía europea frente a los nuevos socios de la UE. Esto ha incrementado el déficit de la balanza comercial francesa, que durante el trimestre pasado ya le restó 0,2 puntos al PIB.

Inversión empresarial

Y es que el alza del consumo interno no ha podido mantener el ritmo de crecimiento. El gasto de las familias creció 0,6% entre julio y septiembre, ligeramente más débil que la expansión del 0,7% del segundo trimestre, mientras que las previsiones indican que el consumo privado debería crecer un 2,6% este año, cuatro décimas por encima del alza registrada el año pasado. Mientras, el crecimiento de la inversión empresarial creció un 0,8%, desde el 2,2% registrado en abril y junio.

El crecimiento cero del pasado trimestre también podría afectar las cifras de desempleo según ha reconocido el propio Gobierno. El desempleo en Francia se mantuvo en octubre en un 8,8%, la misma cifra registrada en septiembre. El Ministerio de Trabajo también ha señalado que la industria perdió 4% de su fuerza laboral en el tercer trimestre, en comparación con igual periodo del año anterior.

Lo positivo es que las restricciones de la inversión pública y el aumento de la recaudación tributaria han ayudado a Francia a reducir su déficit público, después de vulnerar tres años consecutivos el Pacto de Estabilidad de la UE, que pone un límite de 3% al desequilibrio fiscal. Francia recortó el año pasado su déficit a 2,9% del PIB, y el último pronóstico de la Comisión señala que disminuiría hasta el 2,7% este año. El Gobierno venderá activos estatales por valor de 10.000 millones de euros en 2007 para reducir su deuda hasta el 63,6% del PIB.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS