Una noche de angustia

Los vecinos de Begur (Girona) se levantaron ayer por la mañana con una media sonrisa en los labios. El secuestro del pequeño Marc, que había tenido en vilo a esta pequeña localidad ampurdanesa durante toda la noche, se había resuelto satisfactoriamente. Fue encontrado en un camino rural poco transitado que lleva al municipio de Fontanilles en el interior del coche de su padre, un Suzuky Vitara gris metalizado. No estaba cerrado por dentro, pero el pequeño no salió.

Marc fue sometido a una revisión rutinaria que constató su buen estado de salud. "Para él fue como una especie de juego. No entendía del todo lo que sucedía", dijo Ramón Pi, primo del pequeño. No obstante, el niño admitió que había llorado un par de veces. "Tenía un susto considerable", explicaron fuentes policiales al explicar cómo le encontraron. El paraje donde apareció el menor se encuentra a tan sólo 14 kilómetros del núcleo de Begur. Por eso, el niño permaneció con toda probabilidad muy poco tiempo junto a los delincuentes, que lo abandonaron enseguida.

Más información

Alerta por teléfono

"Gracias a Dios, el niño está bien, y es de lo que se trataba", explicó el abuelo materno del niño, Joan Selva, aunque admitió que la noche había sido "muy larga". Entre lágrimas, la abuela, María, añadió que su nieto había pasado "mucho miedo y frío" y que parecía "muy asustado" cuando le encontraron. Ambos ancianos estaban junto a la madre del niño comprando en un centro comercial de Platja d'Aro, cuando se enteraron del asalto: "¡Me están atracando, me están atracando!", alertó Lluís a su mujer,

Ayer, el rostro de Marqués aparecía sonriente y relajado. Ante la expectación suscitada por el caso, el empresario decidió salir, junto a su pareja y los hermanastros de Marc -fruto del primer matrimonio de Lluís- a la puerta de la finca. El perro de la familia, un labrador, apareció corriendo a su alrededor. Aunque en un momento se informó de que los asaltantes le habían matado, en realidad solamente le habían clavado un cuchillo. "Si no fuera porque se le ve la herida, parecería que está en plena forma", bromeó un policía que custodiaba la entrada al inmueble en una urbanización del municipio.

Ramón Pi resumió el sentir general de la familia: "Estamos cansados, pero felices". Durante toda la mañana, amigos y familiares pasaron por la finca asaltada para interesarse por el estado de salud del niño. El pueblo de Begur vive asomado a la Costa Brava. En verano, su población se multiplica por 10. Pero en invierno son muchos menos: unos 4.100. Algunos vecinos vincularon el secuestro a la escalada de robos en viviendas y comercios que sufren Begur y los alrededores. Para el concejal de seguridad del municipio, en cambio, es un "hecho aislado".

Lo que sí es bien sabido en Begur es que Marqués es empresario de la construcción y, por tanto, se le supone una cierta riqueza. Su actual pareja y madre de Marc es la secretaria del alcalde de la localidad, Carles Arnau.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 09 de diciembre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50