Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONVERSACIONES ENTRE UN POLICÍA Y UN PERIODISTA DEL DIARIO 'EL MUNDO' CITADAS POR EL JUEZ

"Mañana va en primera, a 'to' trapo y metiendo mucho ruido"

El auto del juez Juan del Olmo hecho público anoche recoge el resultado del seguimiento que se hizo a los policías implicados en la trama delictiva del robo de explosivos y en el montaje informativo posterior que intentaba alimentar la teoría conspirativa sobre los atentados del 11-M.

El auto detalla las conversaciones mantenidas "entre el periodista de El Mundo Fernando Lázaro y el policía Celestino Rivera".

El Mundo (periodista a policía, 24 de noviembre). "Lo tengo a puntito. Para no quemar la manifestación del sábado [de la Asociación de Víctimas del Terrorismo contra el Gobierno por el proceso para el fin del terrorismo de ETA], quiero que sea para el lunes".

El Mundo (28 de noviembre). "¿Qué ocurrió al final con lo de ayer?".

Policía. "No es positivo"

El Mundo. Mucho mejor, el tema ya lo tiene el sheriff. El material ya lo tiene el jefe y lo está leyendo. Te informaré cuando sepa algo.

El Mundo (29 de noviembre). "La vamos a liar". "Mañana vamos a hacer mucho ruido. ¿Lo está investigando la Brigada?".

Policía. "Me han comentado que está archivado. ¿Va mañana en primera".

El Mundo. "Si, y a to trapo, metiendo mucho ruido".

Policía a Policía (Celestino Rivera a Antonio Jesús Parrilla). "En primera, mañana".

El Mundo publica el 30 de noviembre una información sobre el caso en su primera página que decía lo siguiente: "Investigan una trama policial por traficar con Goma 2 ECO en Madrid. Entre los supuestos implicados figura un agente que estaba en la comisaría de Vallecas la noche en que apareció la mochila sobre la que se sustenta la versión oficial del 11-M. Las pesquisas tienen su origen en la fallida entrega en agosto de 5 kilos de Goma 2 conectados a detonadores en un parque de Leganés próximo al piso donde murieron los islamistas".

El Mundo (30 de noviembre). "¿Qué tal todo?".

Policía. "Fenomenal. Un diez".

El Mundo. ¿Podemos hablar?

Policía. No.

Estas conversaciones, según explica el auto del juez Del Olmo, se graban como consecuencia del seguimiento de uno de los policías implicados en los hechos, Celestino Rivera. "Los investigadores policiales, de la investigación del teléfono de Rivera determinan que el policía mantiene una relación constante con el periodista del diario El Mundo Fernando Lázaro y que están teniendo contactos para preparar una información que ha de salir en el diario El Mundo en algunos días relativa al asunto de los explosivos intervenidos el 15 de agosto de 2006".

El seguimiento permite averiguar a los investigadores de la policía que el 27 de noviembre, el periodista y el policía se citan en un bar situado en la calle del Doctor Esquerdo. A esa cita también acude Antonio Jesús Parrilla. "Los agentes observaron que en una de las mesas del establecimiento se encontraban sentados los dos policías con el periodista y encima de la mesa se podían ver varios documentos aunque sin distinguir lo que había escrito en ellos. Una vez terminada la reunión, uno de los policías y el periodista abandonaron juntos el lugar mientras que el tercero lo hizo solo a bordo de un coche camuflado de la policía".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de diciembre de 2006