Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo ordena reabrir el 'caso Couso' en contra de la Audiencia

La Sala Penal del Tribunal Supremo acordó ayer, por unanimidad, ordenar a la Audiencia Nacional que reabra la investigación para esclarecer la muerte del cámara de la cadena de televisión Telecinco José Couso, ocurrida el 8 de abril de 2003 en Bagdad (Irak), a consecuencia del impacto de un proyectil lanzado por un tanque de EE UU contra el hotel Palestina, en el que se alojaba la prensa internacional.

El Supremo adoptó esa resolución tras estimar un recurso promovido por la madre y los tres hermanos del reportero fallecido contra la decisión de la Audiencia Nacional de archivar el caso. Tras estudiar el recurso, los magistrados del Tribunal Supremo Miguel Colmenero, Julián Sánchez Melgar, Joaquín Giménez, Joaquín Delgado y Luis Román Puerta, decidieron aplicar la doctrina del Tribunal Constitucional que declaró la jurisdicción universal de España para investigar crímenes de lesa humanidad.

El proceso se inició por el juez Santiago Pedraz, tras recibir una querella de los familiares de Couso. El magistrado consideró que los hechos podían constituir un delito contra la comunidad internacional en relación con otro de asesinato cometido contra personas civiles protegidas por el IV Convenio de Ginebra.

Sin embargo, la Audiencia Nacional no lo entendió así, sino que lo consideró un "acto de guerra realizado contra un enemigo aparente, erróneamente identificado", y en el que no concurrieron los requisitos de intencionalidad en las muertes de personas civiles". En consecuencia, se revocaron las órdenes de busca y captura del sargento Thomas Gibson, el capitán Philip Wolford y el teniente coronel Philip de Camp, que integraban la dotación del tanque que hizo el disparo contra el hotel Palestina. Aunque esas órdenes ahora serán reactivadas, la justicia estadounidense ya denegó en febrero pasado el interrogatorio de sus militares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de diciembre de 2006