Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PGOU de La Vila prevé el desarrollo de tres núcleos urbanos alejados del casco

El planeamiento costará al Consistorio 51 millones por superar el parámetro de sostenibilidad

El modelo urbanístico del concierto previo aprobado por el pleno del Ayuntamiento de La Vila Joiosa, merced la mayoría absoluta del PP, supondrá en la práctica la consolidación de tres ciudades junto a otros tantos campos de golf en el término municipal. Los tres nuevos núcleos, alejados del actual casco urbano, incrementarán las dificultades para la prestación de los servicios básicos -luz, agua y limpieza-. El nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) costará al Consistorio 51,3 millones de euros al superar la cuota de sostenibilidad prevista en la Ley Urbanística Valenciana (LUV).

El alcalde dice que está "satisfecho" de pagar por el modelo de ciudad que recoge el plan

Los nuevos centros poblacionales se construirán juntos a los tres campos de golf

El término municipal de La Vila Joiosa contará con tres campos de golf si se desarrolla el nuevo PGOU, uno de ellos ya aprobado provisionalmente con una modificación del planteamiento de 1999. A la sombra de los tres complejos se levantarán tres urbanizaciones alejadas del casco urbano, en contra del criterio defendido por el PSPV y la teoría clásica de la expansión por la mancha de aceite. "Crear urbanizaciones dispersas supone un problema de seguridad y dificulta la prestación de los servicios básicos, como suministro energético, hídrico o limpieza", explica Fanny Serrano, experta en urbanismo y secretaria de organización del PSPV-PSOE en la Marina Baixa.

El primer nuevo núcleo poblacional se creará en torno del campo de Golf de La Robella, y alcanzará los 16.358 habitantes. Corresponde a los sectores 15 y 16 del nuevo planeamiento, con 334.190 metros cuadrados y 946 viviendas en el primer caso; y 3.013.985 metros cuadrados y 6.844 viviendas en el segundo. El segundo campo de golf previsto ocupa la partida de Banyets i Granada, y ocupará 2,48 millones de metros cuadrados, 5.988 viviendas y 12.511 habitantes.

Por último, el campo de golf de L'Almisserà i L'Alfarella, correspondiente al plan parcial 38 del anterior plan general, sumará varios sectores a su entorno, en los términos de La Vila y el municipio de Finestrat, con un núcleo que alcanzará en su conjunto los 15.000 habitantes. L'Almisserà es un polémico proyecto que desarrolla la mercantil Los Almendros SL. Se extiende entre las dos poblaciones. A su lado, una empresa del Grupo Ballester, Colinas Finestrat SL, ha conseguido que el Ayuntamiento de Finestrat recalifique una zona para desarrollar el Plan parcial L'Arquet, con un equipamiento deportivo. Ahora, el nuevo sector 11 previsto en La Vila supone la recalificación de 675.000 metros cuadrados, 1.620 viviendas y 3.402 habitantes, también junto a L'Almisserà.

A estas tres ciudades del golf habría que añadir una cuarta en la zona, ya que el nuevo PGOU de Orxeta, población limítrofe a La Vila y vinculada históricamente con ella, está en exposición pública. Esta población de 500 habitantes pasará a tener 20.000 cuando culmine el desarrollo urbanístico previsto y el nuevo campo de golf.

Por otro lado, la fórmula del protocolo de Kioto -comprar a los países pobres sus cuotas de contaminación para permitir los excesos de los países ricos- tiene su equivalencia en la sostenibilidad del urbanismo valenciano. La Ley Urbanística Valenciana impulsada por el ex consejero Rafael Blasco permite a los municipios comprar a la Generalitat unas cuotas de crecimiento que no les corresponden. La LUV cifra el crecimiento sostenible de las ciudades en desarrollos urbanísticos que reclasifican entre un 15% y un 20% de la suma de la superficie urbana, urbanizable y dotacional. A partir de ahí establece una cuota de sostenibilidad, o de insostenibilidad, que los consistorios deben abonar al Consell por haberse pasado. Y lo establece a razón de 6 euros el metro cuadrado recalificado, según figura en el anexo del reglamento de la LUV, condicionado a la incorporación a la Ley de Presupuestos. La diferencia con Kioto es que en este caso no hay límites, los municipios no se compran unos a otros su 20%, sino que simple y llanamente pagan a la Generalitat en una carrera sin límites por construir, un dinero que supuestamente después la administración revertirá en la mejora del medio ambiente. "Es como decir: cárgate el medio ambiente que a mi me da igual, pero págame", explica Serrano. "Kioto tiene un límite, pero la LUV no. Blasco ha escondido bajo un barniz de ecologismo y sostenibilidad unos mecanismos que conseguirán todo lo contrario", añade la también edil socialista. La concejal subraya que el caso es similar al del hotel Atrium: "Pagando se legaliza lo ilegal".

El alcalde, José Miguel Llorca Senabre, se ha mostrado "satisfecho" de abonar en su día los 51,4 millones de euros asignados en concepto de cuota de sostenibilidad, "si así conseguimos tener el modelo de ciudad que hemos diseñado", justificó.

El PP e Iniciativa Independiente aprobaron el viernes la exposición pública del concierto previo del nuevo PGOU de La Vila Joiosa, que contempla la construcción de 34.633 viviendas y la multiplicación por seis de esta población de poco más de 25.000 habitantes hasta alcanzar casi 140.000.

Otro plan con el vigente sin ejecutar

La Vila Joiosa aprobó con el consenso de todas las fuerzas políticas el PGOU de 1999, que dividía la población en 37 sectores y preveía un crecimiento de 53.000 habitantes. A los pocos meses de aprobar el documento el PP accedió a la alcaldía y ha sido el responsable de desarrollarlo. Pese a haber adjudicado la totalidad de los PAI (gran parte de ellos a promotoras vinculadas con el PP) en este momento tan sólo está desarrollado el 8,8% de lo previsto, según fuentes del departamento de Urbanismo. La gestión municipal se ha visto rodeada de escándalos y varias sentencias del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana que han suspendido la tramitación.

Pese a ello el Gobierno popular decidió en 2004, con la oposición del PSPV, elaborar un nuevo PGOU. El Bloc e Iniciativa Independiente acompañaron al PP en la propuesta, pero el portavoz de la formación valencianista, Vicent Serra, decidió descolgarse del proyecto en el pleno ante la "evidente falta de criterios de sostenibilidad".

Este extremo es la punta de lanza de la crítica del PSPV al nuevo planeamiento, que excede con creces la cuota de sostenibilidad prevista en la LUV . La Vila tiene en la actualidad 2,2 millones de metros calificados como urbanos y 8,9 millones de metros urbanizables. Si se añade las parcelas dotacionales ofrecen un balance de 11,7 millones de metros cuadrados. "Ciñéndonos a la ley, tan sólo se debería reclasificar el 20% de esa cantidad, es decir 2,37 millones de metros. Pero el proyecto aprobado, con los sectores pendientes del anterior PGOU, eleva hasta los 16 millones de metros la cantidad a construir", argumenta la concejal Serrano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de diciembre de 2006

Más información