Desde el PacíficoColumna
i

Ricardo Lagos: acceder a la tecnología para avanzar

CHILE ES UNO DE LOS POCOS países de América Latina que han logrado dar a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) un papel estratégico en su política de desarrollo. Iniciado con el presidente Eduardo Frei (1994-2000), el movimiento tomó su plena vigencia con Ricardo Lagos, presidente de 2000 a 2006. Economista de formación, Lagos dio un curso en la Universidad de California Berkeley para explicar la importancia de las TIC en el desarrollo y describir las medidas que contribuyeron a su implantación.

El ex presidente chileno no es ningún geek. Valora la red como fuente de información y admira la inmediatez de la comunicación. Como muchos ejecutivos, imprime los mails importantes. Reconoce que su uso personal de la informática es limitado. "Al lado de mis nietos soy un vulgar aprendiz", confiesa con una sonrisa. Cuando viaja, sin embargo, se comunica por Skype con la familia.

"Es lo mismo de siempre: 300 años atrás, era la tierra; 150 años atrás, los medios de producción. Hoy es el acceso a la red".
"Cuando puedo resolver en la Red los problemas de la vida cotidiana, me acojo a la Red. La incorporo para lo que me sirve".

Si no corresponde a una pasión personal, entonces, ¿por qué dar una importancia estratégica a las TIC? "Estamos al inicio de una gran ola", explica. Fue necesario esperar 200 años tras la invención de la imprenta para que surgiera el primer periódico. "No sabemos cómo se va a desarrollar. Estamos en 1500". No es una excusa para esperar. "Las TIC van a ser la clave del siglo XXI. Quienes acceden a ellas tendrán la capacidad de avanzar. Volvemos a encontrar la diferencia entre quienes tienen y quienes no. Es lo mismo de siempre: 300 años atrás, era la tierra; 150 años atrás, los medios de producción". Hoy es el acceso a la red. "Es el conocimiento, la capacidad de imaginación, la creatividad lo que hace la diferencia".

De ahí la necesidad de dar el salto. Un país lo puede hacer "si se han hecho dos cosas previas: asegurar el acceso universal a la educación y mejorar la infraestructura de las telecomunicaciones. "En mi primer mensaje al país, el 21 de mayo de 2000, lo coloqué como tema esencial. Muchos pensaron que era retórica. Se sorprendieron". Luego vinieron los pasos concretos. Se dio prioridad a las escuelas. El acceso ha sido facilitado por una contribución de 20 millones de dólares de la Fundación Gates; otro tanto puso el Gobierno. La decisión es motivo de críticas porque favorece a Microsoft, pero "¿qué es mejor?", se pregunta, "¿que la gente use una computadora con Windows o que no haya donación y que no sepa usar una computadora? Es como cuando Ford pagó cinco dólares a sus trabajadores para que pudieran comprar un Ford. La población ganó".

Se desarrollaron 800 infocentros. Las 350 bibliotecas públicas del país están conectadas en red. Hay esfuerzos con participación privada. "Varias corporaciones quieren ser padrinos de comunas. Es una buena práctica social empresarial".

El 43% de la población chilena tiene acceso a la Red, según Internet World States. Lagos calcula que el 75% de los establecimientos de enseñanza también lo tienen y que el número de hogares con banda ancha es del 20%.

Uno de los ejes de la promoción de las TIC ha sido el desarrollo del gobierno electrónico, en particular la declaración de la renta. "Cuando el e-gobierno es exitoso, es el mejor inductor para que nuevas personas se conecten", estima Lagos. "En Chile casi todo lo necesario para crear una empresa se puede hacer en la Red".

Geográficamente, Chile es un país aislado con una mentalidad de país insular; pero las cosas están cambiando. La distancia deja de ser un factor adverso y el centro del comercio internacional se desplaza hacia el Pacífico. "Chile se ve como parte del sureste de Asia". El país empieza a atraer el back-office de varias corporaciones y bancos de América Latina. "Una vez un banco español quería instalarse en Miami. Le reclamé y ahora está en Chile", recuerda.

"Cuando puedo resolver en red problemas de la vida cotidiana, me acojo a la Red. La incorporo para lo que a mí me sirve. Los pescadores de Melinka incorporan la tecnología cuando chequean por la Red dónde les conviene más mandar su pesca de merluza española".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 15 de noviembre de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50