Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Restricciones de agua

Hace unas semanas, la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, recordó a los ayuntamientos la "conveniencia" de que penalicen el consumo excesivo de agua, "desincentivando" dicho exceso con tarifas por tramos. Hay ciudades, como Madrid, que ya vienen aplicando desde hace muchos años este tipo de tarifas. A raíz de la sequía de 1994 la tarifa del tercer tramo en Madrid se incrementó fuertemente y posteriormente nunca han bajado.

Hace unos días, el Ayuntamiento de Santander ha anunciado restricciones de agua por la sequía. ¿Cómo se pueden hacer restricciones de agua cuando el Servicio de Aguas de Santander cobra un mínimo de consumo de 40 m3, lo que es una política claramente consumista? ¿No sería normal aplicar una tarifa por tramos para que el que más consuma más pague? Al igual que existen unas tarifas eléctricas o de gas a nivel nacional, ¿no se podría hacer lo mismo con las tarifas del agua? Estas tarifas se podrían "desincentivar" por regiones o ciudades en épocas de sequía aumentando el valor de los tramos, pero volviendo a las tarifas anteriores cuando los niveles de reserva de agua aumentan por encima de un nivel prefijado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de noviembre de 2006