Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre alquilará 700 vagones de metro a cuatro bancos

BBVA, Dexia, Société Générale e ICO logran el mayor contrato de material del suburbano

La mayor operación de compra de trenes en la historia de Metro de Madrid, 698 coches por valor de más de 1.000 millones de euros, ya ha sido adjudicada, según confirmaron ayer fuentes bancarias. La operación ha sido financiada por cuatro bancos y entidades financieras -BBVA, Instituto de Crédito Oficial (ICO), Dexia y Société Générale- que, ante la imposibilidad de la Comunidad de Madrid de aumentar su deuda, han adquirido los vagones. El Gobierno regional, por su parte, pagará un alquiler para utilizarlos.

La Comunidad de Madrid ha diseñado esta compleja operación financiera para poder hacer frente a las necesidades de nuevos trenes porque su nivel de deuda le impedía comprar directamente los trenes. El organismo europeo Eurostat estableció hace un año que, si la empresa pública Mintra -encargada de financiar la ampliación del metro- seguía endeudándose, esas cantidades debían computar como deuda de la Comunidad de Madrid, algo que hasta entonces no hacía.

Ese cambio elevaba la deuda regional a 10.000 millones, por encima de los límites permitidos por la ley; así que, de facto, la decisión de Bruselas supuso la prohibición a Madrid de seguir endeudándose.

Por ello, el Gobierno de Esperanza Aguirre ya desarrolló una fórmula parecida para pagar la construcción del metronorte y del tren ligero a Pozuelo: las empresas constructoras han pagado las obras y luego cobran un alquiler a la Comunidad por el uso de los trenes y la gestión de la línea. Pero aún quedaba un problema por resolver: de dónde sacar el dinero para los casi 1.100 millones que cuestan los 698 trenes de última generación que circularán por las nuevas líneas de metro.

La solución adoptada por la Consejería de Transportes e Infraestructuras fue, de nuevo, la externalizar de la operación: no comprar los trenes y alquilarlos. Este megacontrato salió a subasta en septiembre y ahora ha sido adjudicado.

Los ganadores deberán ahora formar una sociedad instrumental con CAF y Ansaldo, que ya obtuvieron en su día el contrato de fabricación de los 698 trenes. Y será esa sociedad la que ponga los más de mil millones, compre los vagones y luego se los alquile a la Comunidad durante 17 años, cobrándole un canon que incluirá el mantenimiento.

Con la adjudicación del contrato a estas cuatro entidades, Caja Madrid ha quedado finalmente fuera de la operación, sobre la que tenía derecho de tanteo pero también la obligación de asumir el contrato si ninguna entidad financiera se hubiera interesado por él, según explicó la consejera de Transportes, Elvira Rodríguez, al presentar la operación.

Caja Madrid, que asesoró a la Comunidad de Madrid en el diseño de la operación, asumió una cláusula que, según Rodríguez, estableció lo siguiente: si concurrían a la subasta varias entidades, Caja Madrid tendría derecho de tanteo: podría igualar la mejor de las ofertas y lograr un tercio de la sociedad. Pero, en el caso de que no concurriera nadie Caja Madrid estaba "obligada" a hacerse cargo de la sociedad y del desembolso superior a los 1.000 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de noviembre de 2006