Crónica:Fútbol | Décima jornada de LigaCrónica
i

El Nàstic suma su primer punto en dos meses

El Nàstic frenó la caída libre sumando su primer punto en dos meses. Fue solo un empate pero el equipo grana, el más goleado de la Liga, logró algo que le obsesionaba: romper su racha negativa y dejar su portería a cero. El equipo de Luis César lo hizo casi todo para ganar al Depor: jugó con más ambición, intensidad y tuvo la pelota pero volvió a pagar cara su enorme inocencia de cara a gol.

Tarragona se había preparado para un choque de trenes entre un equipo que no ha ganado aún en casa, el Nàstic, y el otro fuera, el Depor. El guión preestablecido no se rompió. Mucha culpa tuvo la defensa grana, conjurada para no encajar un gol en jugadas de estrategia, y su delantera, negada ante puerta. Pero el Nàstic acorraló al Depor en un trepidante final en el que ni Cáceres ni Portillo lograron marcar. Poco antes, Aouate desbarató un cabezazo del delantero madrileño y Pinilla, el veteranísmo ex jugador del dream team, que juega con la energía de un debutante, envió con dulzura un balón a las manos del israelí.

GIMNÀSTIC 0 DEPORTIVO 0

Gimnàstic: Rubén; Ruz, Cáceres, David García, Mingo; Generelo (Morales, m.71), Abel Buades; Juan (Campano, m.57), Pinilla, Cuéllar; y Portillo. Jugadores no utilizados: Álvaro, Serrano, Manolo, Matellán y Marco.

Deportivo: Aoaute; Capdevila, Juanma, Lopo, Arbeloa; Coloccini, Sergio; Cristian (Estoyanoff, m.57), Verdú (Juan Rodríguez, m. 76), Arizmendi; y Adrián (Riki, m.46). Jugadores no utilizados: Munúa, Manuel Pablo, De Guzmán y Filipe.

Árbitro: Rubinós Pérez. Amonestó a Mingo y Lopo,

Unos 12.710 espectadores en el Nou Estadi.

Consciente de su situación agónica y arropado por una afición entregada que olvidó sus silbidos en la Copa, el Nàstic, más creativo que otras veces, formando con Cáceres y David García atrás, y Generelo en la medular, salió a mil por hora en busca del gol. Fue un arranque parecido al del día del Madrid: aproximaciones al área que acaban en nada. Cuéllar, por ejemplo, es un interior habilidoso que lleva de cabeza al lateral de turno. Capdevila las pasó canutas para anular al jugador navarro. Pero sus centros, especialmente uno en que dejó sentado a Coloccini, acabaron paseándose por el área sin que Portillo los llegara a atrapar. El Depor aguantó bien el tipo y Aouate, muy ayudado por alto por Lopo, lo desbarató casi todo. No estuvo fino el Depor en ataque y no le funcionaron Verdú ni Cristian. Pero aún así, tuvo la ocasión más clara con un chut de Arizmendi que Rubén logró rechazar.

Sin perder un ápice de intensidad, el Nàstic, más creativo que otras veces, se fue en tromba al ataque y dejó espacios atrás que el Depor no aprovechó. Caparrós tiró de los incisivos Riki y Estoyanoff en la segunda mitad y el Depor tuvo dos ocasiones clarísimas pero Verdú, solo, chutó a las manos de Rubén y el portero grana metió después otro guante prodigioso ante Riki. Y ahí se acabó el Depor, que sufrió las embestidas del Nàstic casi siempre por las bandas. Y así Pinilla, Portillo y en dos jugadas en el descuento acarició, ante la desesperación del público, el gol que no llegó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 12 de noviembre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50