Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tiroteos en Kinshasa entre partidarios de Kabila y de Bemba

La ONU refuerza la seguridad en la capital de la República Democrática de Congo

El anuncio de los primeros resultados de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de la República Democrática de Congo (RDC) provocó ayer un tiroteo en Kinshasa que dejó cuatro muertos. Fuerzas leales a los dos aspirantes -el actual presidente, Joseph Kabila, y su vicepresidente, Jean-Pierre Bemba- se dispararon balas y granadas de mortero. Estas elecciones deberían ser la última fase de un plan de paz para acabar con una década de guerra civil.

El tiroteo comenzó en el principal bulevar de la capital, cerca de la residencia de Bemba, y dejó cuatro muertos (tres civiles y un militar). El Gobierno amenazó con enviar al Ejército para poner fin al enfrentamiento, muy aparatoso por el empleo de morteros. No hay noticias de que los soldados españoles de la fuerza de despliegue de la UE, acantonados en el aeropuerto, tuvieran que intervenir, aunque están en máxima alerta.

El actual vicepresidente del Gobierno de transición y ex jefe guerrillero había denunciado el día anterior un fraude en el escrutinio, dando a entender que no iba a reconocer el resultado. La Comisión Electoral Independiente anunció ayer unos datos provisionales, con el 65% de las papeletas escrutadas, que favorecen a Kabila, que de momento tiene el 61% de los votos frente al 39% de Bemba.

"Si prosiguen, el Ejército tendrá que intervenir para restaurar el orden", advirtió el ministro del Interior, Denis Kalume. Los seguidores de Bemba acusaron a la policía y a la Guardia Republicana de Kabila de provocar los incidentes. El jefe de la misión de Naciones Unidas en la RDC, William Swing, se reunió con Bemba y habló por teléfono con Kabila, además de convocar a los representantes de ambos candidatos a una reunión urgente. A ella acudieron miembros de la policía de la UE desplegada en el país. "Les hemos pedido que calmen a su gente", explicó el portavoz de la ONU, Jean-Tobie Okala. "Hemos reforzado nuestras patrullas en la ciudad y desplegado a 100 soldados en el bulevar. No sabemos bien lo que ha pasado", dijo.

Al parecer, hombres armados de Bemba tomaron posiciones en la avenida en una exhibición de fuerza; sacaron a la calle ametralladoras, morteros y demás armas pesadas. Muchos de ellos portaban fusiles de asalto y lanzagranadas. A continuación se escucharon disparos y comenzó el intercambio de fuego entre los dos bandos.

Al finalizar el escrutinio de la primera vuelta, celebrada el 29 de junio, las fuerzas de Kabila, que ganó la votación pero no pudo evitar la segunda vuelta al no superar la barrera del 50%, atacaron con armas pesadas la residencia de Bemba, quien en ese momento se hallaba reunido con varios embajadores occidentales. En esa ocasión, los soldados españoles tuvieron que intervenir para calmar los ánimos. Se teme que una vez que se proclamen los resultados finales se reproduzcan los altercados.

Guerra sangrienta

La RDC ha vivido desde 1996 una guerra civil en la que llegaron a participar, directa o indirectamente, ocho países (Sudán, Chad, Uganda, Ruanda, Burundi, Zimbabue, Namibia y Angola). Organismos internacionales y ONG calculan que el conflicto ha dejado cuatro millones de muertos.

La RDC, el antiguo Zaire de Mobutu Sese Seko, es rico en oro, estaño, cobre y minerales estratégicos. Uno de ellos, la columbita-tantalatita (coltan) es esencial para la telefonía móvil y algunos videojuegos. Se calcula que el 80% de las reservas mundiales de este mineral se encuentran en África, sobre todo en el este de la RDC, donde la lucha fue más cruenta. Algunos informes de la ONU señalan a los Gobiernos de Ruanda y Uganda, además de numerosas empresas occidentales, como principales beneficiarios de la extracción de coltan en el periodo de guerra. Al minero se le pagaba un dólar por kilo recogido. En el mercado de minerales de Londres, la misma cantidad se cotizaba a 400.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de noviembre de 2006