Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Fútbol | Copa del Rey

El Alavés aprovecha la nula eficacia del Celta

Al Celta no le sienta bien llegar con soltura a la portería rival, por eso ayer regaló al Alavés el pase para octavos de final en la Copa. Cuantas más ocasiones tiene para meter gol, más problemas tiene para definir. Es una gran mandíbula, enorme y creativa a veinte metros del área chica, con muy poco veneno Hace cinco días ganó en el Bernabéu con una rentabilidad máxima, pero ayer se estrelló en su propia ineficacia. En la primera parte, el equipo de Fernando Vázquez convirtió la portería de Ardouin en una diana puesta del revés: el balón se asomó por todas partes, hasta una decena de veces, pero no llegaba a la red. Hay que decir que esto sucedió más por demérito céltico que por la defensa del Alavés, muy poco entregado en este encuentro hasta que se lo creyó.

CELTA 0 - ALAVÉS 1

Celta: Esteban; Lequi (Canobbio, m. 28), Contreras, Tamas; Oubiña, Pablo García (Iriney, m. 44), Jonathan Aspas; Jorge Larena, Nené (Baiano, m. 50), Núñez; y Perera. No utilizados: Pinto, Baiano, Iriney, Jonathan Vila.

Alavés: Ardouin; Pablo Casar (Astudillo, m. 40), Ian Uranga (Miguel, m. 67), Mateo, Brandán; Lacen, Gabri, Wesley (Arturo, m. 70), Rubén Navarro; Gentil y Gabri. No utilizados: Bonano, Thiaw, Arturo, Miguel.

Gol: 0-1 m.47. Wesley remata sin marcaje una falta.

Árbitro: Muñiz Fernández. Amonestó a Núñez y Aspas por el Celta y a Wesley y Gabri por el Alavés.

Unos 5.000 espectadores en el campo de Balaídos

El equipo vigués dominó con soltura desde el primer momento. El Alavés le dejó hacer. Una lesión de Lequi a la media hora desarboló la estructura céltica, que a pesar de la entrada de Canobbio no volvió a atacar hasta el segundo tiempo. A la pasividad del Alavés se sumó el empuje celeste, con grandes recuperaciones de Oubiña y de Núñez, que se convertían en ocasiones de gol claras pero con poco veneno. El arsénico lo puso Wesley en la segunda parte, que aprovechó un nuevo despiste de la defensa céltica para marcar en la portería de Esteban, que no pudo hacer nada para evitar el gol.

El gol estimuló al conjunto vigués, que respondió con un tiro de Perera que se estrelló contra el poste izquierdo. Canobbio lanzó una falta a los pocos minutos que en otro equipo con mejor suerte habría sido gol. En los minutos finales, un penalti parado por Esteban confirmó las contradicciones de los de Fernando Vázquez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de noviembre de 2006