Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:TENDENCIAS

Un nuevo traje de luces

ME Madrid Reina Victoria estrena una marca de Sol Meliá

El hotel de los toreros de la plaza de Santa Ana se convierte en un espacio de diseño, música 'chill out' y sabores de fusión.

Una tenue luz morada recibe de noche al huésped en su habitación en un ambiente de relajación entre el brillo de algunas velas y la música chill out. A partir de entonces, todo depende del gusto de cada cual. Además de la cama de 1,80 × 2 metros, una revista Wallpaper y el maxibar (un mueble armario de diseño retro que ofrece bebidas, snacks y hasta condones), lo más tentador es aprovechar la tecnología: conexión a Internet, equipo de música y DVD, conector para el i-Pod (que se presta gratis en las habitaciones superiores), pantalla de plasma de 32 pulgadas, 50 canales de televisión y un sonido de cine que llega de las cuatro esquinas (cinco canales con 80 vatios cada uno). Y unas paredes preparadas para poder aprovechar toda esta potencia sin molestar a nadie. "Queremos ofrecer una experiencia y en el servicio esto significa que vamos siempre un poco más allá. Si alguien pide, por ejemplo, una película para verla en su habitación

[hay un centenar de títulos, desde Doctor Zhivago a Traffic], a lo mejor le subimos también unas palomitas", explica José Arenas, experience manager del recién inaugurado ME Madrid. La declaración de principios comienza con los nombres: el departamento que atiende cualquier petición se denomina Todo es Posible.

United Designers

Maderas oscuras, paredes blancas, sofás de piel y calculados puntos de color. La reconversión del hotel ha estado a cargo del arquitecto británico Keith Hobbs, de United Designers, que firma otros hoteles de referencia como The Clarence en Dublín o el Nobu de Londres. La sofisticación del proyecto se aprecia también en tres espacios abiertos a los no hospedados (con acceso desde la plaza de Santa Ana) creados por Rande Gerber: el bar y restaurante Midnight Rose y The Penthouse, terraza y lounge bar en la azotea de este edificio modernista de 1919 proyectado por el arquitecto Jesús Carrasco y Encina para el primer hotel Reina Victoria. Hoy, el que fue el refugio predilecto de los toreros en Madrid se ha convertido en un espacio de diseño. Jaime Renedo, el joven chef (artífice de Asiana, en Madrid, cuyo currículo incluye estancias en El Bulli y el Picasso de Las Vegas), define el ambiente del restaurante: "Es un lugar con mucho movimiento, ambiente joven y cosmopolita". "Queremos transmitir la energía de nuestra cocina al comedor", añade. Por eso los fogones están a la vista y uno puede observar cómo se prepara la lubina salvaje con emulsión de coliflor o las tres minihamburguesas (americana, mediterránea y japonesa). Luego, en la azotea, esperan un lavender margarita y vistas sobre la ciudad.

Madrid Reina Victoria (917 01 60 00; www.mebymelia.com). Plaza de Santa Ana, 14. Madrid. La doble, desde 168 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de noviembre de 2006