El Museo Dalí muestra el cuadro 'Pescadores al sol', uno de los 'pinitos' abstractos del pintor

Salvador Dalí tuvo momentos de indecisión y búsqueda de estilo poco antes de adentrarse con paso firme en el movimiento surrealista. El cuadro Pescadores al sol, fechado en 1928, constituye un ejemplo elocuente de este periodo de exploración. La pintura, de 100 por 100 centímetros, sólo se conocía a través de una imagen de catálogo en blanco y negro.

El propietario de la obra, un coleccionista privado, ha accedido a que se exhiba durante seis meses en el Museo Dalí como contrapartida a su restauración.

La aparente abstracción de la pintura contrasta con otras creaciones de la misma época, marcadamente surrealistas. El año de ejecución coincide con un periodo en el que Dalí se manifiesta abiertamente partidario de lo antiartístico, rechazando las tradiciones pictóricas y el sentimentalismo burgués. Las zonas de tela blanca inducen a pensar erróneamente que se trata de una pintura inacabada. También sorprenden las formas incompletas y fragmentadas, así como el uso de los colores llanos. La apariencia abstracta no aleja la pintura de los temas predilectos de Dalí, como su obsesiva búsqueda de las diversas formas de representar el sexo.

El departamento de Conservación y Restauración del museo ha debido estabilizar la degradación de la madera del bastidor, las grietas de la pintura y las manchas ocasionadas por los hongos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 30 de octubre de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50