Entrevista:Jorge Lorenzo | Campeón del mundo de 250cc | Motociclismo | Trigésimo título español

"Nadie es perfecto, y menos a los 19 años"

"¡Soy el campeón! ¡Gracias! Thank you!". Jorge Lorenzo (Palma de Mallorca, 1987), enloqueció cuando cruzó la meta del circuito valenciano de Ricardo Tormo, en Cheste, como campéon del mundo de los 250cc. Por fin pudo dar rienda suelta a sus emociones, a la rabia contenida durante una semana en la que no fue él mismo, encerrado en una burbuja por su equipo para evitar posibles distracciones. Tras el triunfo, se dirigió hacia la grada, lanzó un guante a los aficionados, imitó a un guitarrista en honor a su grupo de música preferido y se marcó un baile con Marcos Hirsch, su preparador físico, un brasileño de 148 kilos embutido en un mono.

Lorenzo es ya el segundo piloto más joven de la historia en ganar el máximo título motociclístico en los dos y medio, tras Dani Pedrosa; ha igualado además el récord de pole positions en la categoría que poseía Anton Mang desde 1981, y ha subido ocho veces a lo alto del podio, la mejor marca española en la categoría.

"Me gusta aprender. Como piloto aprendo un poco más despacio que como persona"
"Me equivoqué al decir que no es imposible ganar siempre. A veces no debes decir lo que piensas"

Más información

Y fuera de la pista ha atemperado levemente su carácter volcánico y dice que intenta llevarse mejor con sus rivales.

Pregunta. ¿Qué conclusiones deportivas ha sacado de la temporada?

Respuesta. He cambiado algo en la forma de ver y plantear las carreras. Siempre se evoluciona. Soy joven de momento y tengo mucho por delante para aprender. Me gusta aprender. Evoluciono más que una persona que tenga 25 o 30 años. Como piloto aprendo un poco más despacio que como persona, pero cada día soy mejor y más rápido.

P. Personalmente, ¿en qué ha cambiado?

R. Como persona, estoy mejorando mucho. Estoy aprendiendo a ser más calmado, a pensar un poco más las cosas.

P. Usted dijo al principio de la temporada que se veía capaz de ganar todas las carreras. ¿No fue una osadía o una prepotencia?

R. Me lo han recordado muchas veces. Yo dije que no era imposible ganar siempre. Ahora sé que estaba equivocado en lo que dije. He aprendido que a veces no debes decir lo que realmente piensas. Tienes que controlarte. Me equivoqué como me he equivocado muchas veces ante los medios de comunicación.

P. ¿Cuál ha sido el peor momento de la temporada?

R. El Gran Premio de Turquía. Habíamos ganado las dos carreras anteriores, había conseguido la pole position con un segundo de ventaja y todo pintaba a las mil maravillas. Entonces llegó Aoyama en la primera curva y se me llevó por delante. El sentimiento de impotencia fue bastante fuerte y sentí que no todo dependía de uno mismo, sino que había otros factores, como la moto, que se puede romper en cualquier momento, o la mala suerte.

P. Tras el Gran Premio de Portugal se le acusó de no soportar la presión en el momento decisivo. ¿Cómo le sentaron las críticas?

R. Lo pasé mal. La gente intenta dar su opinión de lo que ha visto en la televisión y a veces no se asemeja a la realidad de lo que pasa en la pista. No tengo nada que objetar ante eso. Si yo estuviera al otro lado, también daría mi opinión.

P. ¿Cómo se ha preparado psicológicamente para aislarse con vistas a la cita final de Cheste?

R. Me ha costado mucho mantener la cabeza fría. Ha sido muy complicado. Iba por el paddock y todo el mundo quería hacerse una foto conmigo o que le firmara un autógrafo. A veces no puedes ser lo simpático que te gustaría ser porque, si te pones a atender a toda la gente que te pide una firma, te vuelves loco. He tenido que aislarme. Gracias al equipo y a la gente que trabaja conmigo, hemos hecho un buen trabajo y se notan los frutos.

P. ¿Le ha servido pasar más inadvertido?

R. Me ha venido bien aislarme un poco, pero ya sé aislarme solito. No necesito tampoco aislarme del todo porque me he sorprendido a mí mismo de lo tranquilo que estaba estos días antes de la carrera. No he estado nada nervioso.

P. Pero sí dijo que en las últimas carreras había tenido mucha presión y que no había rendido bien.

R. He tenido más presión instintivamente. Yo estaba muy tranquilo. Supongo que debería estar muy nervioso y con el corazón acelerado, pero no era así. Luego, en la moto, todo es diferente. Aunque tú no pienses en lo que te estás jugando, te afecta.

P. ¿Ha asimilado ya que es campeón del mundo?

R. No me ha dado tiempo. He atendido a tanta gente que hasta que no esté solo, tranquilo o con mis amigos no podré celebrarlo bien.

P. ¿Qué tiene ganas de hacer que no haya podido durante el Mundial?

R. Seguramente haremos una gran fiesta o... varias fiestas. Esto es algo muy importante para mí y para el equipo y hay que celebrarlo de manera efusiva. Pero dentro de dos semanas tengo que empezar a trabajar con más fuerza porque el año que viene será más difícil. Dicen que es más difícil mantenerse que llegar. Veremos si es verdad.

P. ¿Se plantea ya el salto a la Moto GP?

R. Veremos cómo afronto la próxima temporada y cómo nos va. Me he quedado en Aprilia por varias razones. La primera, porque me apetece seguir aquí. Estoy muy a gusto con ellos y me tratan muy bien. Es un sueño estar en un equipo como Aprilia, con este grupo de gente. La segunda, porque soy joven. Tengo 19 años todavía. Y la tercera, porque quiero salir a correr con el número 1.

P. ¿Le ha dado tiempo a ver la carrera de Hayden y Rossi?

R. Sí. Me ha sorprendido mucho que se cayera Rossi porque es algo que nadie se esperaba. No estaba previsto. Eso demuestra que en las carreras puede pasar de todo y hasta un campeón del mundo y el mejor ahora mismo de la historia también se puede equivocar. Hasta que acaba una carrera no puedes levantar los brazos.

P. ¿Qué le ha dicho Eto'o antes de la carrera?

R. Me ha hecho mucha ilusión que viniera y que se esforzara por estar aquí con la lesión que tiene en una pierna. Hay gente que me quiere y que me apoya. Antes de salir a la pista le he preguntado cómo se sentía él antes de la final de la Champions en París. Me ha dicho que él tenía la suerte de que Dios le había dado la virtud de saber jugar al fútbol y, que si la tienes, hay que demostrarlo en ese momento. ¿Para qué estar nervioso si sabes lo que tienes que hacer? Las palabras que dijo me sirvieron durante la carrera, aunque esperaba tener menos dificultades de las que he tenido y rodar un poco más rápido.

P. ¿Es posible tener amigos en el Mundial?

R. No es difícil, según cómo te lo tomes. Pero hay que tener claro que no vienes aquí a hacer amigos, sino a trabajar y ganarte el pan. Cuanto mejor te lleves con la gente, mejor, porque te encuentras también mejor contigo mismo. Yo cada vez intento más llevarme mejor con el mayor número de gente.

P. Bautista ha dicho que ha aprendido a no fiarse de la gente en el Mundial. ¿Le pasó lo mismo?

R. Hay personas en este mundillo que son buenas y otras que son malas. Y algunos que son buenos y no lo sabes, y al revés. Todo esto se ve al final.

P. Quien sí le ha apoyado es Debón. ¿Hasta qué punto?

R. Álex, para mí, es básicamente un amigo. Uno que no es tu amigo no hace lo que ha hecho hoy por mí, sacrificar su puesto por ayudarme y por molestar lo máximo posible a Dovizioso. A él lo considero un piloto muy humilde y trabajador y, sobre todo, una buena persona.

P. ¿Qué le queda por delante?

R. Nadie llega a ser perfecto, y mucho menos ahora con 19 años. Tengo mucho por aprender.

P. Pedrosa dijo que no le importaba si usted ganaba o no en la categoría. Pero le sustituye como campeón de 250cc. ¿Cómo es su relación con él?

R. Yo ya no hablo más del carácter de cada uno. Cada uno es como es. Lo respeto como persona y, sobre todo, como piloto por lo que ha conseguido. Para mí, es un piloto excelente que hay en España y estoy orgulloso de... Supongo que los españoles estaremos orgullosos de tenerlo y de que haya ganado dos Mundiales o tres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de octubre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50