Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PSOE y PP pactan el Estatuto de Andalucía

Populares y socialistas incluyen el término "realidad nacional", vinculado a la historia andaluza y a la Constitución - El Estatuto saldrá del Congreso con más apoyo que tuvo en el Parlamento andaluz, si bien el PA mantiene el 'no'

PSOE, PP e IU pedirán el voto a favor del Estatuto de Andalucía el próximo febrero, cuando se celebre el referéndum que debe ratificar el texto. Esto será así después de que ayer, último día de debate del Estatuto andaluz en la Comisión Constitucional del Congreso, los populares votaron a favor del texto, a diferencia de lo que hicieron en el Parlamento andaluz. El último escollo estuvo en el término realidad nacional que figura en el preámbulo y que el PP no aceptaba. El pacto llegó cuando los dos partidos elaboraron una redacción en la que ese concepto se vincula a la historia de Andalucía y a la Constitución. La definición real se refleja en el artículo 1: "Andalucía es una nacionalidad histórica, en el marco de la unidad de la nación española".

Sólo el Partido Andalucista culmina el trabajo de la Comisión Constitucional del Congreso con la misma actitud política con la que llegó. En el Parlamento andaluz votó en contra del texto acordado por el PSOE e IU y en Madrid nada le ha hecho cambiar de opinión. Pero en esta comisión se ha producido en estos días, y anoche como culminación, un hecho político de gran trascendencia: el apoyo del Partido Popular al Estatuto andaluz, que tendrá su plasmación la próxima semana cuando el pleno del Congreso de los Diputados lo apruebe. No hay previsión de que se cambie nada a su paso por el Senado por lo que podrán cumplirse las previsiones de celebrar el referéndum en Andalucía el próximo 25 de febrero.

El texto salió del Parlamento andaluz con el 61,5% de apoyo y anoche se aprobó con el 97%, como proclamó el presidente de la Comisión Constitución, Alfonso Guerra, claramente satisfecho con el discurrir de los acontecimientos y a pesar de los momentos de tensión en los que se creyó que el acuerdo era imposible. Pero éste se produjo, en torno a las ocho de la tarde, después de que PSOE y PP, con el concurso de IU, negociaran el contexto y el ropaje que podría colocarse al término "realidad nacional" para que fuera aceptado por unos y otros. La Comisión Constitucional paró el reloj y los trabajos y hubo casi tres horas de receso hasta que se produjo el acuerdo. IU se abstuvo en el párrafo del acuerdo pero votó a favor del resto del preámbulo y su voto final fue favorable al texto.

Chaves y Rajoy, de acuerdo

Los parlamentarios socialistas rezumaban satisfacción pero no más que la exhibida por el presidente del PP andaluz, Javier Arenas, y los diputados populares del Congreso Soraya Sáenz de Santamaría y Federico Trillo. Las tensiones entre el PP nacional y andaluz se disiparon después de que el líder del PP, Mariano Rajoy, diera el visto bueno a la última fórmula que el PSOE presentó a los populares con sus propias recomendaciones. El PP sólo aceptaba el término "realidad nacional" si se vinculaba con la historia de Andalucía, en concreto con el Manifiesto de Córdoba de 1919.

Del otro lado, Manuel Chaves, presidente de la Junta de Andalucía, no cejó en su objetivo de que el concepto se relacionara con el siglo XXI y, singularmente, con la Constitución. Este era el mandato que tenían los negociadores andaluces, tanto el Parlamento autonómico como nacional. Eso sí, también ha habido tensiones en las filas socialistas toda vez que para la dirección federal del PSOE la hipótesis de que el acuerdo con el PP se escapara por el concepto de "realidad nacional", se les hacía muy cuesta arriba. En la ejecutiva que dirige José Luis Rodríguez Zapatero ayer fue un día de entusiasmo al conocer el acuerdo con el PP en torno al Estatuto de una comunidad tan relevante, desde todas las perspectivas, como la andaluza. Diego López Garrido, Alfonso Perales, Ramón Jáuregui y Javier Torres-Vela, no podían ocultar su alegría por el acuerdo. Del lado del PP, todo eran felicitaciones para Arenas.

Hubo incluso cierta emoción en la descripción de lo ocurrido y todos señalaron, que nadie entendería el desacuerdo de socialistas y populares por el término realidad nacional, como invocó el diputado socialista Manuel Gracia. Los representantes de IU, Concha Caballero, Antonio Romero y Gaspar Llamazares también se felicitaron por el acuerdo aunque el último consideró que ha habido una "sobreactuación" al recalcar y remachar con reiteración que Andalucía es una nacionalidad histórica como dice el artículo 2 de la Constitución en el marco de la "unidad indisoluble de la nación española".

Y ahora, como auguró Alfonso Guerra, cada cual dirá del otro que ha cedido más.

El PP mantiene que el Estatuto que ha salido de la Comisión Constitucional es completamente distinto del aprobado por el Parlamento de Andalucía el pasado 2 de mayo con los votos de PSOE e Izquierda Unida. Se han modificado alrededor de 120 artículos de un total de 246. La mayoría de los cambios aprobados a través de las enmiendas presentadas por el Grupo Socialista han consistido en incluir citas expresas a la Constitución y remitir a la legislación del Estado. En definitiva, lo que se ha hecho es atornillar el Estatuto de Andalucía, a la Carta Magna.

El acercamiento al PP sólo ha sido posible por esa vía ya que este partido presentó enmiendas alternativas a los tres asuntos troncales del texto (Derechos, Competencias y Relaciones Institucionales) en los que veía dudas de inconstitucionalidad.

El PP ha votado a favor de que del derecho a la dignidad en el proceso de la muerte y también a que se diga que la enseñanza pública es laica, a cambio de una cita expresa a la confesión católica, lo que provocó un pequeño motín entre los diputados más conservadores del PP.

Los socialistas, por su parte, aseguran que se sienten muy cómodos con el texto acordado y que lo defenderán con firmeza

EL TEXTO QUE PERMITIÓ EL ACUERDO

- Lo que dice el nuevo preámbulo: "El Manifiesto andalucista de Córdoba describió a Andalucía como realidad nacional en 1919, cuyo espíritu los andaluces encauzaron plenamente a través del proceso de autogobierno recogido en nuestra Carta Magna. En 1978, los andaluces dieron un amplio respaldo al consenso constitucional. Hoy, la Constitución, en su artículo 2, reconoce a Andalucía como una nacionalidad en el marco de la unidad indisoluble de la nación española"

- Lo que decía el texto del Parlamento andaluz: "Así, la Constitución española, en su artículo 2, reconoce la realidad nacional de Andalucía como una nacionalidad"

- El nuevo artículo 1. "Andalucía, como nacionalidad histórica y en el ejercicio del derecho de autogobierno que reconoce la Constitución, se constituye en comunidad autónoma en el marco de la unidad de la nación española y conforme al artículo 2 de la Constitución"

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de octubre de 2006

Más información