Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ros Casares anuncia carga de trabajo para Izar por 100 millones

Ros Casares habló ayer por primera vez de los planes industriales que tiene para la planta de Izar en Manises, por la que ha presentado una oferta de compra que está pendiente de adjudicación al reclamar Bruselas más información sobre la operación. El grupo siderúrgico valenciano explicó ayer que tiene carga de trabajo por valor de 100 millones de euros en 14 meses.

El consejero delegado del Grupo, Francisco Ros García, confió ayer en que el 31 de octubre le sea adjudicado el centro de Izar Manises y anunció que tiene "casi firmado" el contrato que supone la citada carga de trabajo. Los encargos, además, supondrían una mayor necesidad de mano de obra, de forma que el consejero delegado estimó ayer que la plantilla de Izar Manises aumentaría de los 133 trabajadores hasta las 350 personas.

Tras mostrarse "absolutamente" confiado en que se produzca esa adjudicación, insistió en que su grupo tiene "proyectos para Izar" y explicó que se trata de "la mayor inversión industrial que se va a hacer y se ha hecho en Valencia en muchos años". También advirtió de que la carga de trabajo "se hará en otro sitio" si no es en Manises.

El empresario explicó que en Manises su grupo seguirá haciendo los motores de dos tiempos, pero además tiene intención de fabricar "bienes de equipo pesados, especializados y con tecnología". Ros García recalcó que la clave para fabricar motores está en los cigüeñales y, por ello, el próximo día 24 responsables del Grupo Ros Casares se reúnen con directivos de Sidenor, en Bilbao, que se dedica a su fabricación. Ros Casares tiene además la garantía de las licencias del grupo alemán Man y de Mitsubishi y negocia con Sidenor la adquisición de 30 cigüeñales.

Ros García se defendió de la desconfianza que su proyecto ha creado entre los sindicatos con presencia en Izar Manises y afirmó que nadie puede "pensar que Ros Casares va a quedarse para tener a la gente parada" y enfatizó al decir que "se trata de un proyecto empresarial, no inmobiliario". Entre los proyectos en los que está inmerso Ros Casares, el empresario citó toda la parte mecánica móvil del edificio del Agora de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, o del Palacio de Congresos de Oviedo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de octubre de 2006