Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medios rusos atribuyen al Rey la caza 'amañada' de un oso

La Zarzuela asegura que el Monarca nunca ha matado un animal que estuviera drogado

El gobernador de la provincia rusa de Vólogda, Viacheslav Pozgaliov, ha creado un "grupo de trabajo interdepartamental" dirigido por uno de sus vices para comprobar las informaciones -aparecidas esta semana en el periódico local Región 35 y recogidas ayer en parte por la prensa de Moscú- según las cuales el rey de España, don Juan Carlos I, fue objeto de una "abominable puesta en escena" en agosto cuando acudió a cazar a la región. La víctima habría sido "un bondadoso y alegre oso llamado Mitrofán", que era mantenido en un centro turístico del pueblo de Novlens, según afirma el diario Kommersant, citando una carta dirigida al gobernador por Serguéi Stárostin, vicejefe del departamento de Conservación y Desarrollo de los Recursos de Caza de Vólogda.

Mitrofán fue encerrado en una jaula y conducido al lugar de la caza, donde "lo emborracharon con abundante vodka mezclada con miel y le obligaron a salir al campo". Allí, el oso borracho se convirtió en "blanco fácil" del rey don Juan Carlos, que "lo abatió de un tiro". Stárostin menciona el caso y otros ejemplos para protestar por las cacerías de animales previamente mantenidos en centros turísticos, de las que son responsables, según dice, el delegado del servicio de vigilancia de la agricultura, Andréi Filátov, y el vicegobernador responsable de Agricultura, Serguéi Grómov. Pozgaliov no sabía nada del asunto, señalaba Stárostin, según el cual espectáculos semejantes fueron organizados para otras personas, como el director de la revista Safari, al que le colocaron un lobo de la hacienda de Grómov, donde esperan su "triste destino" una docena de lobeznos.

EL PAÍS intentó ayer localizar a Stárostin en su trabajo, donde afirmaron que el funcionario estaba "en el bosque y sin teléfono móvil". Según la jefa de prensa del Gobierno de Vólogda, Yevguenia Toloknova, el relato concerniente a don Juan Carlos era uno de los episodios del artículo publicado originalmente por Región 35, en el que, con fragmentos de la carta de Stárostin, se criticaba el sistema de concesión de licencias de caza en Rusia, en el que participan tanto las autoridades centrales como las locales.

Región 35 no tiene página de Internet y los intentos de hablar con sus responsables resultaron inútiles, porque "estaban reunidos". El resultado de la investigación sobre "las transgresiones en el ámbito de la caza" en Vólogda será publicado cuando la comisión "finalice su trabajo", señala una nota de prensa del gobierno local.

Fuentes próximas a la Casa del Rey aseguraron ayer que consideran "ridículas" esas informaciones. "Ese mismo medio contó este verano que los príncipes de Asturias habían estado cazando allí y que doña Letizia había abatido una gran pieza. Y no estuvieron allí". El Rey, según estas mismas fuentes, sí estuvo en Rusia de viaje privado y visitó al presidente Vladímir Putin en su residencia del mar Muerto. "Pero el Rey nunca ha matado un oso drogado o borracho. Ése es un disparate", señalaron las mencionadas fuentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de octubre de 2006