Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Fútbol | Liga de Campeones

"El centro de mi vida"

Márquez rememora la victoria del Barça en Londres a través de la jugada que generó el gol de Eto'o

Fueron apenas seis segundos los que tardó el Barça en robar la pelota en su área y convertir la contra en gol. Seis segundos desde que en la frontal del área alguien interceptó un centro lateral del Chelsea, y Eto'o la clavó de cabeza, volando por encima de Ferreira. Seis segundos grabados de por vida en la memoria de Rafael Márquez (Zamora, México; 1979). Le sobran motivos: "Es el centro de mi vida. No recuerdo una jugada tan importante, en ataque, como aquélla en Londres".

Márquez vuelve a Stamford Bridge, donde mañana jugará -si Rijkaard quiere- su partido número 20 en la Champions League. El equipo azulgrana viaja hoy por la mañana y Rijkaard se lleva a los 20 jugadores disponibles, es decir a toda la plantilla a excepción de Eto'o y Belletti, que causará baja al menos 15 días por la subluxación en el hombro derecho que sufrió el domingo en el partido contra el Sevilla.

Rijkaard se lleva a toda la plantilla, salvo a Eto'o y Belletti, baja por 15 días

Acostumbrado a fajarse como central o despachando en el mediocentro, casi siempre apagando incendios en el propio rancho, asaltar el área rival como lo hizo la noche del 22 de febrero no le ocurre a Márquez todos los días: "Aquella noche jugué de central y fue duro. El Chelsea exige mucho a nivel físico no sólo porque cuelga muchos balones, sino también porque Crespo, que fue el titular, se mueve más de lo que parece". Si como mediocentro son contadas las veces que se incorpora al ataque en un contragolpe -"normalmente, son los laterales los que suben y yo me quedo para hacer las coberturas y guardar la casa"-, lo de aquel partido fue casi una temeridad, pero ni siquiera dudó al acompañar la jugada: "No recuerdo quién fue el que robó la pelota, pero la cogió Ronaldinho y, cuando le vi contragolpear, miré, vi el pasillo y me fui sin pensarlo dos veces".

Piensa que aquella jugada decidió la ronda y se muestra orgulloso de haber participado en la gestación de un gol tan importante y decisivo como el que logró Eto'o en el feudo de los blues y que significó el 1-2 en la ida de los octavos de final. De acuerdo con la opinión de Márquez, el curso pasado el Barça ganó la eliminatoria contra el Chelsea en Stamford Bridge: "Aquel triunfo condicionó el partido de vuelta y nos permitió jugar en el Camp Nou manejando la ventaja. Eso es mucho".

Ronaldinho corría con el balón pegado hasta que se lo dio a Larsson y el sueco "hizo uno de esos movimientos tan suyos: bajó a recibir el cuero y se giró". "Yo creo que me había visto y me esperó para abrir a la banda izquierda, por donde aparecí a la carrera", rememora Márquez mientras en su mirada se adivina la emoción que le produce revivir "uno de los momentos más importantes" de su carrera. Total, que levantó la cabeza, vio la llegada de Eto'o en el palo largo y se la puso. "Lo más grande es que saqué un centro de izquierda impresionante", cuenta; "yo fui el primer sorprendido de que saliera una comba tan buena". Y es que no tuvo que esperar ni a verlo por la tele: "En cuanto salió el balón, supe que era bueno". Eto'o puso el resto: "Entró al remate con todo. Remató perfecto, imparable". De cuanto ocurrió después sólo recuerda los abrazos junto a la esquina izquierda del campo, festejando el gol de la victoria con los aficionados llegados de Barcelona, "y que los diez minutos que quedaban se hicieron eternos". "El partido fue muy intenso", insiste, "y, aunque jugaba con diez por expulsión de Del Horno, el Chelsea siguió apretando. Trabajamos mucho para ganar".

Aunque no sabe si jugará mañana, Márquez tiene claro que el partido mantendrá las constantes de los dos años anteriores. "El Chelsea es un equipo de calidad y también muy poderoso físicamente. Te exige mucho", acaba el central mexicano, que ni por casualidad se plantea repetir una carrera de 50 metros como la del pasado febrero ni mucho menos un centro semejante como el que propició la victoria.

"Lo que hay que evitar es que el Chelsea marque primero", advierte Gudjohnsen, que regresa a Stamford Bridge como azulgrana; "el Chelsea es un equipo fuerte y muy organizado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de octubre de 2006