Protesta contra la política de inmigración del Gobierno central en Barcelona

Las calles de Ciutat Vella de Barcelona acogieron ayer una nueva concentración para exigir al Gobierno central una nueva política inmigratoria. A la manifestación acudieron unas 500 personas, y no faltaron las críticas de entidades de inmigrantes y defensoras de los derechos humanos contra la voluntad del Gobierno central de alcanzar un pacto con el PP sobre esta materia. "Se está utilizando la inmigración para crear alarma social, se están haciendo declaraciones racistas. El PSOE está girando hacia la derecha porque tiene miedo de perder votos si no endurece aún más los controles a los extranjeros", lamentó ayer la portavoz de SOS Racisme, Begoña Sánchez. "Las regularizaciones extraordinarias son sólo parches, lo que hay que potenciar son otras vías como la contratación en origen o los visados para buscar trabajo", añadió Sánchez.

Un diagnóstico similar efectuó Ibrar Bukhari, de la Asociación Papeles y Derechos para Todos. "Los inmigrantes también pagamos impuestos, pero no tenemos los mismos derechos que el resto de la población. Para conseguir que nos atiendan en la Delegación del Gobierno tenemos que hacer más de siete horas de cola", criticó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 07 de octubre de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50