Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:LO MÁS ÚTIL | EL VIAJERO HABITUAL

Líquidos a bordo

Podrá llevar pasta de dientes y colonia, pero a la vista y en frascos pequeños. A partir del mes que viene, los pasajeros de aviones en la Unión Europea que deseen o necesiten llevar líquidos al alcance de la mano deberán hacerlo en una bolsa transparente y en recipientes con un volumen máximo de 100 mililitros, según las normas aprobadas a finales de septiembre por un comité de expertos en seguridad aérea. La decisión es una respuesta al plan terrorista desarticulado en agosto pasado por las autoridades británicas para atentar contra aviones de pasajeros con explosivos líquidos camuflados en bolsas de mano.

La nueva normativa unifica medidas que hasta ahora han sido adoptadas discrecionalmente por los aeropuertos y permitirá disponer a bordo de artículos de uso imprescindible, como soluciones salinas para lentillas, medicamentos o biberones para los bebés, mientras que obliga a que todos los demás sean facturados. El equipaje de mano, además, no podrá superar las dimensiones estándares de 56 por 45 por 25 centímetros, aunque con excepciones para los instrumentos musicales. Los pasajeros tendrán que quitarse las prendas de abrigo y chaquetas en los controles de seguridad para que sean examinados por máquinas de rayos X, y los ordenadores y aparatos eléctricos del equipaje de mano deberán ser retirados de sus bolsas en los controles. Los equipajes facturados, en cambio, siguen sujetos a las mismas condiciones de transporte que hasta ahora, ya que los escáneres que vigilan esos bultos son más precisos. También se permitirá la adquisición de líquidos (perfumes o bebidas alcohólicas, por ejemplo) una vez franqueada la zona de control. Las nuevas reglas entrarán en vigor 20 días después de su publicación en el Diario Oficial de las Comunidades Europeas, a comienzos de noviembre, según el comisario europeo de Transportes, Jacques Barrot.

El modelo americano

Las medidas son casi idénticas a las adoptadas por la estadounidense Transportation Security Administration (TSA). Estados Unidos suavizó en septiembre las restricciones implantadas en agosto, que impedían llevar cualquier tipo de líquido, gel, crema o aerosol en el equipaje de mano. Los pasajeros de vuelos con origen y destino en aeropuertos de Estados Unidos y Puerto Rico, por ejemplo, pueden portar una única bolsa transparente con cierre de cremallera con unas dimensiones máximas de 20 por 19 centímetros y un litro de capacidad, que puede contener frascos o tubos de 90 mililitros o menos cada uno. Quedan libres de restricciones los alimentos para bebés y los medicamentos, aunque han de ser declarados en los puntos de control, y los productos comprados en las tiendas de la zona de seguridad de los aeropuertos.

El Departamento Británico de Transporte, que adoptó medidas similares, mantiene por el momento la prohibición de portar cosméticos y alimentos líquidos en la cabina de los aviones con salida o escala en los aeropuertos del Reino Unido.

Vuelo barato, equipaje ligero

No todas las limitaciones de equipaje se deben a motivos de seguridad. A partir del 11 de octubre, los pasajeros de las clases económicas de British Airways sólo podrán facturar una maleta sin coste extra, y aerolíneas de bajo coste como Ryanair cobran entre tres y siete euros por maleta facturada y trayecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de octubre de 2006