Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El diputado de las 5.971 preguntas

Ignacio Gil Lázaro, del PP, inunda el Parlamento de cuestiones sobre Interior

Ignacio Gil Lázaro, de 49 años, tiene en el cuerpo cinco legislaturas como diputado y una como senador, siempre en las filas del PP. "Y, francamente, en todo ese tiempo no me había pasado nada similar", asegura. El diputado ha presentado en lo que va de legislatura 5.971 preguntas en el Congreso sobre el Ministerio del Interior para que el Gobierno las contestara por escrito. Ya ha recibido respuesta a 4.210 preguntas pero la que le ha sorprendido es esta respuesta conjunta a casi 400 interrogantes, sobre por qué se demoraba el Ejecutivo hasta más de un año en contestarle: "Sólo podría responderse en tiempo a todas y cada una de las casi 6.000 preguntas presentadas si se sustrajeran recursos necesarios para los ciudadanos de sus funciones habituales (funcionarios de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de Instituciones Penitenciarias, agentes de tráfico, etcétera) y se les dedicara a responder preguntas". O lo que es lo mismo: Gil Lázaro pregunta demasiado.

El ministerio de Pérez Rubalcaba alega que para contestar a todo debería sacar policías de la calle

El Gobierno venía quejándose desde hace meses de la campaña de preguntas parlamentarias del PP. "¿Es que nos quieren paralizar, obstruir el trabajo, y que sólo nos dediquemos a contestar?", se preguntaba hace unos días en el Congreso un alto cargo de Interior. Algo similar se escuchaba en el Ministerio de la Presidencia, del que depende la Secretaría de Estado de Relaciones con las Cortes, encargada de tramitar las preguntas y las respuestas. La queja la basaban en algunos datos. En lo que va de legislatura, el PP ha presentado en el Congreso 67.277 preguntas para respuesta oral de todo tipo, frente a las 75.843 requeridas por todos los grupos durante la legislatura anterior. De las citadas, 14.996, récord absoluto, son demandas de información a Interior, que en toda la legislatura anterior recibió 10.290. Casi 6.000 son de Gil Lázaro.

Gil Lázaro, según la respuesta escoba del Gobierno, es el autor del "34% de todas las preguntas escritas presentadas por los señores diputados". El Ministerio del Interior explica que sus recursos y medios "están diseñados para contestar de un modo razonable a las cuestiones formuladas por sus señorías" e inmediatamente hace una especie de regañina al preguntante por formular sus cuestiones de forma "atomizada", "recurrente" e incluso sobre asuntos ya respondidos, aseguran.

Es más: le aconsejan que si quieren que le respondan adecuadamente, deje de preguntar "por qué se ha tardado en responder", porque eso "está restando recursos para poder contestar en tiempo a iniciativas que, posiblemente, a su señoría le interesen más".

Gil Lázaro aseguró ayer que la respuesta del Gobierno es "una impertinencia". "A mí no me pueden decir ni cómo, ni cuándo, ni cómo debo preguntar y, además, es una tomadura de pelo, casi una ofensa a esta Cámara, el decir que para responder a mis preguntas tendrían que detraer medios de otros organismos", asegura. Fuentes del Gobierno, por su lado, explican que los servicios de los distintos ministerios dedican "muchísima gente y muchas horas" a responder preguntas de todo tipo y que tienen toda la pinta de "querer obstruir". Citan los ejemplos de un diputado que preguntó centenares de preguntas sobre los índices de delincuencia en cada uno de los municipios andaluces o los de una diputada, del PP, que preguntó si el perro usado para revisar la furgoneta Renault Kangoo el 11-M "tenían gripe" y por eso no detectaron que había un resto minúsculo de explosivo en el vehículo.

"Eso no se puede decir", asegura Gil Lázaro, "y además es una respuesta de gran torpeza". Este diputado, vocal de la diputación permanente y vicepresidente cuarto de la Mesa del Congreso, asegura que sus preguntas "son sobre hechos sustantivos y de fondo" y que ha sido "paciente" ante los retrasos en atención "al gran volumen de cuestiones". "Pero esto no me lo esperaba". Gil Lázaro ya ha transmitido su queja a la Secretaría de Estado de Relaciones con las Cortes. Interior le va a seguir contestando. "Es nuestra obligación", dicen. Quedan 1.700 de Gil Lázaro. "Y siguen entrando sin parar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de octubre de 2006