Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La corrupción urbanística

El jefe de Urbanismo de Esperanza Aguirre dimite tras hacer un negocio de 4,3 millones

Enrique Porto cesa dos horas después de que EL PAÍS destapara sus ventas de terrenos

El director general de Urbanismo de la Comunidad de Madrid, Enrique Porto, autorizó en 2004 un plan parcial (Los Pocillos) de Villanueva de la Cañada (Madrid) que incluía más de 20.000 metros cuadrados, parte de los cuales eran de su propiedad y otros de su sociedad Elclansol (que compartía con un concuñado del alcalde). Porto dio por corregidas las deficiencias que bloqueaban su urbanización desde hacía un año y vendió sus fincas en enero pasado por 4,3 millones de euros, frente a los 87.000 euros pagados por él y sus socios antes de su recalificación en 1999. Tras pedirle este diario su versión, Porto dimitió.

La historia de este pelotazo urbanístico se cierra el 11 de enero de 2006. Ese día, la constructora Fadesa -firma que en ocasiones ha pagado servicios privados arquitectónicos de Porto y de Plarquin, firma de sus socios- compra una finca rústica de 2.000 metros cuadrados en Villanueva de la Cañada. Quienes la venden la habían comprado en 1988 por 24.000 euros. Sus afortunados propietarios eran Enrique Porto y esposa (25%), y sus socios José María Fernández del Río y esposa (25%) y Ricardo Ortega Aranegui (50%), concuñado de Luis Partida, alcalde de Villanueva de la Cañada desde 1979. Su número registral es 4.159.

Pese al título de "rústica" que le atribuye la escritura, ésta destaca que la finca "se encuentra íntegramente incluida en el sector número 1 de suelo urbanizable denominado Los Pocillos, que dispone a fecha de hoy de Plan Parcial aprobado definitivamente y firme en derecho, y con fecha de publicación en el BOCAM [Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid] de 26 de noviembre de 2004". El precio de venta se tasa en 186 euros por metro cuadrado, lo que brinda a los vendedores un ingreso total de 400.458 euros. La escritura apostilla: "se permite la edificación en el presente sector de 2.975 viviendas, de las cuales 2.030 son libres en tipología unifamiliar, 498 son libres en tipología multifamiliar y únicamente 447 viviendas son de protección pública".

Segunda venta

Ese mismo día, Elclansol, firma que incluye a los mismos propietarios (la esposa de Porto, con régimen de gananciales, es socia desde noviembre de 2001, al igual que Fernández del Río y el concuñado del alcalde de Villanueva de la Cañada), vende también a Fadesa otras dos parcelas rústicas en dicho municipio: números registrales 2.587 (11.285 metros cuadrados) y 2.718 (10.062 metros cuadrados). La escritura, vuelve a recalcar, que "a fecha de hoy" ambas fincas están incluidas en el sector del suelo urbanizable antedicho y que dispone de plan parcial aprobado.

Con igual precio por metro cuadrado, la sociedad de Porto, Elclansol, cobra 3,9 millones de euros por unos terrenos que le costaron 63.000 euros en 1994, antes de su recalificación.

La operación tiene la singularidad de que intervienen tres actores privilegiados para la puesta en valor de los terrenos:

-El primero es Porto, que ha redactado como arquitecto privado el Plan General de Villanueva de 1999, que incluye el sector de los Pocillos -donde se ubican las tres fincas-, como urbanizable. Y que algunos años después, como director general de Urbanismo, desbloquea y da por subsanadas en agosto de 2004 las deficiencias, atribuidas en mayo de 2003 a dicho sector por el anterior Gobierno madrileño, que impedían su urbanización.

-El segundo actor clave en el enriquecedor proceso urbanístico de estas parcelas es José María Férnandez del Río -ex consejero de Cajamadrid a propuesta del PP-, quien firma el plan parcial rechazado por el Gobierno regional bajo el mandato de Alberto Ruiz-Gallardón y también suscribe el nuevo plan entregado a su socio y director de Urbanismo en agosto de 2004, entre cuyos redactores figuran la hija y el hermano del alto cargo. El plan parcial que entrega a Urbanismo incluye entre el listado de terrenos y propietarios las tres parcelas que comparte con Porto.

-Y el tercer actor, el concuñado de Luis Partida, alcalde de Villanueva de la Cañada (PP), que se llama Ricardo Ortega. Este propietario, socio de Porto, resulta beneficiado de las sucesivas decisiones que impulsaría su pariente, Partida (PP), como son la aprobación del plan general y del plan parcial, así como de sus secuelas.. Hasta el punto de que la propia escritura de venta condiciona los pagos aplazados (60%) a dos hechos de esa índole: "A la fecha de aprobación definitiva del proyecto de reparcelación (30%), y a la fecha de aprobación del proyecto de urbanización (30%)". La diferencia de valor de estas fincas se explica por su recorrido urbanístico: cuando son compradas, entre 1988 y 1994, su superficie era rústica, y se incorporan al catálogo de urbanizables en el plan general que diseña Porto como privado y aprueban el Ayuntamiento y el Gobierno regional en 1999.

Pero el impulso definitivo para su urbanización se produce cuando Porto autoriza el plan parcial para dicho sector (redactado por su socio). Y refrenda con su firma que se han superado todas las graves deficiencias que lo paralizaban (ausencia de evaluación de impacto ambiental, irrupción en un monte preservado, problemas de aplazamiento del plan general por efecto de la M-503...). Aunque los nuevos informes favorables ponen condiciones y exigen precisiones, en menos de un mes Porto los da como enteramente positivos. Su documento final no incluye las firmas de los técnicos y jefe de servicio, en contra de lo habitual.

CRONOLOGÍA DE UN 'PELOTAZO'

1988, Enrique Porto compra una finca rústica de 2.000 metros cuadrados en Villanueva de la Cañada (Madrid). Lo hace en compañía de su socio José María Fernández del Río, y de Ricardo Ortega, concuñado del alcalde de dicho municipio, Luis Partida (PP), por un precio de 24.000 euros.

1994, Elclansol, que desde 2001 incluye como accionista a la esposa de Porto (con régimen de gananciales), compra unas fincas que totalizan más de 20.000 metros cuadrados en Villanueva de la Cañada por unos 63.000 euros.

Un documento revela que existe una cuarta parcela rústica a su nombre en Villanueva de la Cañada de unos 8.000 metros cuadrados.

1999, se aprueba el Plan General de Ordenación Urbana de Villanueva de la Cañada, redactado por Porto, que incluye en el suelo urbanizable el sector de los Pocillos, en el que están enclavadas las tres primeras fincas, en las que ya se puede edificar.

Mayo de 2003, el anterior Gobierno regional devuelve al Ayuntamiento de Villanueva de la Cañada el plan parcial de Los Pocillos (obra de un socio de Porto), donde se ubican las tres primeras fincas del alto cargo, por encontrarle serias deficiencias que debe corregir en seis meses, plazo que se incumple.

Diciembre de 2003, Porto es nombrado director general de Urbanismo en la Comunidad de Madrid.

Agosto de 2004, entra en Urbanismo el documento de subsanación de deficiencias, obra del socio de Porto.

Septiembre de 2004, Porto da por subsanadas las deficiencias y lo firma.

Enero de 2006, Porto y sus socios venden las tres primeras fincas por 4,3 millones de euros a Fadesa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de octubre de 2006

Más información