Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anita Ekberg, harta de ver 'La dolce vita'

El pasado día 29 de septiembre la protagonista de la famosa película La dolce vita, Anita Ekberg, cumplía 75 años, y el Svenska Filminstitutet de Estocolmo le rendía un homenaje inaugurando una exposición denominada Anita of Sweden, sobre su vida y su obra, al mismo tiempo que proyectará algunos de sus filmes actualmente archivados en la Cinemateca. La actriz, que inició su carrera a la fama cuando tenía 20 años, al ser coronada reina de la belleza de Suecia, se trasladó en 1951 a Hollywood, donde obtuvo un contrato con la empresa Universal. A principios de los años sesenta se radicó en Italia, donde su participación en el filme de Federico Fellini, La dolce vita, junto a Marcello Mastroianni, a la que pertenece la famosa escena en que aparece, en la plenitud de su belleza, bañándose en la Fontana di Trevi, Roma, figura hasta hoy como una de las más recordadas en la historia del cine. Pero Anita dice que ha visto tantas veces la película de Fellini que la lanzó a la fama, que si tuviera que hacerlo una vez más cree que "vomitaría", según recoge el diario Aftonbladet. Y tampoco tiene buenos recuerdos de la famosa escena con Mastroianni en la fuente romana: "Allí estuve esperando con un vestido de noche en el agua congelada; hacía un frío del carajo. Cuando acabó la escena, no sentía las piernas y tuvieron que sacarme en brazos", manifiesta también al diario, y añade que tiene mejores recuerdos de sus experiencias con paparazzi, a los que disparaba flechas desde el jardín de su casa y en una ocasión le dio "en el culo" a uno de ellos. La muestra, que permanecerá abierta al público hasta fin de año, se compone, entre otros testimonios, de fotografías tomadas por el fotógrafo Georg Oddner y afiches de archivo. Durante los meses de octubre y noviembre se exhibirán varias películas, algunas de las cuales no se han mostrado nunca al público. Sí se verán entre otras, Guerra y paz, De aquí a la eternidad, Bocaccio 70 y la mencionada La dolce vita. "Me lo llevaré a casa y lo pondré encima del retrete", señaló la temperamental Anita después de recibir el reconocimiento del Consejo Nacional de Cultura y del Svenska Filminstitutet de Estocolmo "por su contribución única en el cine y por Suecia en todo el mundo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de octubre de 2006