Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La renovada línea 3 de metro abre sus puertas a 260.000 usuarios

Los vagones y andenes tienen más capacidad y son más accesibles

La línea 3 de metro abrió ayer sus puertas tras tres años de obras. Este trazado es uno de los más importantes de la ciudad ya que da servicio a unos 260.000 usuarios al día, que se incrementarán a partir de abril de 2007 con la prolongación de su trazado hacia el sur, desde Legazpi hasta Villaverde. A partir de ahora la frecuencia de paso de los trenes será de 90 segundos en hora punta y su capacidad en vagones y andenes aumenta un 61%.

Junto con la nueva imagen de las estaciones destaca la puesta en funcionamiento de los trenes de la serie 3.000 que cuentan con seis vagones en lugar de los cuatro que tenían hasta ahora, y además son de mayor tamaño.

En esta nueva línea 3 las Administraciones regional y municipal han invertido conjuntamente y a partes iguales 602 millones de euros, de los que algo más de 266 se han destinado a la adquisición de material móvil y cerca de 336 a la realización de la obra civil.

La reapertura al público de esta línea llega, después de haber permanecido cerrada desde junio por tercer verano consecutivo.

Este trayecto de la red metropolitana, cuyo primer tramo fue abierto en 1936 y que es utilizada diariamente por 260.000 viajeros, se había quedado obsoleta y requería una intervención a fondo, dado además que en breve entrará en servicio un nuevo tramo, con otras siete estaciones que llevarán el metro hasta Villaverde. Con las obras realizadas se espera una demanda de 365.100 viajeros, lo que supone 22.560 usuarios por hora.

Los andenes se han prolongado 30 metros para permitir el paso de los modernos trenes de la serie 3.000, que tienen dos coches más cada uno y acogen 200 viajeros más que los actuales: un total de 736 plazas, algunas de las cuales están reservadas para discapacitados.

La accesibilidad es otra de las mejoras introducidas durante las obras. Para ello se han instalado 32 ascensores y 29 escaleras mecánicas para evitar cualquier tipo de exclusión de sus potenciales usuarios por razones de discapacidad física.

La seguridad, según los responsables de Metro, queda garantizada por sistemas de señalización y control muy avanzados, que hasta ahora sólo existían en la línea 10 y Metrosur, y que posibilitan la circulación de trenes hasta con 90 segundos de intervalo, y también por el refuerzo de los túneles, la renovación total de las vías y la red de electrificación, que incluye tres nuevas subestaciones.

Las nuevas tecnologías no sólo se utilizan para dotar a las estaciones de seguridad, sino que se emplean en los mecanismos de venta automática de billetes, comunicaciones con fibra óptica y sistemas de videovigilancia.

Además, la estación de Moncloa, conectada con la de Argüelles a través de un túnel 200 metros más corto, se integra en el intercambiador, facilitando una futura prolongación de la línea hasta Cuatro Caminos o Nuevos Ministerios.

La presidenta regional Esperanza Aguirre y el alcalde Alberto Ruiz-Gallardón recorrieron en los nuevos vagones las 11 estaciones de la línea 3, entre Moncloa y Legazpi, acompañados por la consejera de Transportes, Elvira Rodríguez, y los concejales de Hacienda, Juan Bravo; de Urbanismo, Pilar Martínez, y de los responsables de las empresas constructoras que han realizado la obra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de octubre de 2006