Errazti descarta dimitir y pide a EA que trabaje ya olvidando la coalición

La presidenta no repetirá en Navarra y se dedicará a "otras cosas"

La presidenta de EA, Begoña Errazti, descartó ayer dimitir de su cargo y negó sentirse desautorizada por la decisión de su ejecutiva de no repetir coalición con el PNV. Errazti compareció después de que el viernes varios alcaldes del partido hiciesen pública una carta cuestionando esa decisión. Predijo que voces como ésas se seguirán oyendo, pero pidió que el partido se ponga a trabajar ya en la dirección señalada por la ejecutiva.

"Hay una decisión que es la que es", concurrir en solitario a las elecciones de 2007, y desde ella "hay que trabajar a partir de ahora", instó ayer a su partido Begoña Errazti. En un desayuno con medios informativos, la presidenta de EA encontró normal que se escuchen todavía "voces" disonantes con la decisión, pero pareció reivindicar por encima de ellas la autoridad de la ejecutiva, pese a que ésta contrarió su propia voluntad de reeditar la coalición con el PNV.

La presidenta de EA sostuvo que no se siente desautorizada tras su derrota a manos de un grupo de dirigentes encabezado por su propio número dos, el secretario general del partido, Unai Ziarreta, y contestó con un rotundo "no" a esa pregunta y a la de si se plantea dimitir.

Lejos de ello, apuntó a una dedicación absoluta al trabajo interno de EA, tras confirmar que no se presentará a las elecciones del año próximo en Navarra, en cuya Cámara foral ha permanecido tres legislaturas. El hecho de que la cabecera de Nafarroa Bai la vaya a ocupar Aralar habría relegado a Errazti al segundo puesto, algo no muy apropiado para una jefe de filas de un partido, como es su caso.

Sus palabras señalando que "no son tiempos para crisis" sonaron a llamada al orden a quienes secundan su posición y se han mostrado, incluso ayer mismo, partidarios de seguir dando la batalla en el seno del partido. Con todo, no les desautorizó completamente y dijo que seguramente "seguirán oyéndose voces" en defensa de la coalición. El jueves, varios alcaldes y concejales guipuzcoanos, a la vez cargos internos locales, señalaron que el debate sobre la concurrencia junto al PNV "no está, ni mucho menos, zanjado". Respaldado por ocho firmas, su pronunciamiento pedía que en sus municipios (en concreto San Sebastián, Hernani, Oiartzun y Astigarraga) se hagan listas conjuntas.

Ayer mismo, uno de ellos, el alcalde de Oiartzun, Martín Beramendi, admitía que con ese comunicado quisieron aumentar la presión sobre la ejecutiva del partido, porque entienden que las bases se hallan en su mayoría en desacuerdo con la decisión y confiaban en poder darle aún la vuelta. "No puede ser que diez personas de la ejecutiva nacional decidan el futuro de un partido", dijo en Noticias de Guipúzcoa.

El presidente de EA en Guipúzcoa, Iñaki Galdos, pidió también ayer que se escuche a los municipios donde más fuerte es el partido y aludió a mecanismos como la asamblea nacional o incluso el congreso, que la militancia puede pedir que se activen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 25 de septiembre de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50