_
_
_
_
_
El proceso para el final de ETA

La Moncloa ratifica que informará del proceso en los "próximos días"

Luis R. Aizpeolea

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, eludió ayer comentar las declaraciones del lehendakari Ibarretxe al Ejecutivo, ante el pleno del Parlamento vasco, como que flexibilice la Ley de Partidos, una vez que Batasuna asuma la legalización por esa vía.

No obstante, tras el Consejo de Ministros, Fernández de la Vega confirmó que el Gobierno mantendrá su hoja de ruta sobre el proceso de paz en el País Vasco al confirmar que en los "próximos días", a lo más tardar a primeros de octubre, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, informará a los grupos parlamentarios del Congreso de la marcha del proceso. "Se va a cumplir el plazo previsto por el presidente en tiempo y forma en el Parlamento y de acuerdo con lo prometido", dijo.

El presidente del Gobierno anunció en su declaración institucional del 29 de junio, donde proclamó su autorización a abrir el diálogo con ETA, que el ministro del Interior informaría a los grupos parlamentarios de la marcha del proceso a finales de septiembre. En ese momento, el Gobierno contaba con que a lo largo del verano se hubieran iniciado las conversaciones con ETA, lo que aún no ha sucedido.

La vicepresidenta primera del Gobierno evitó realizar una valoración detallada de los seis meses de la declaración de alto el fuego de ETA, cuyo aniversario se cumplió ayer. Se limitó a señalar, parafraseando al presidente José Luis Rodríguez Zapatero, que "el proceso será largo, duro y difícil", en alusión al rebrote de la kale borroka en las últimas semanas y a las declaraciones críticas de los líderes de Batasuna. Evitó realizar un pronunciamiento, como el del secretario de Organización socialista, José Blanco, la víspera, que se mostró "optimista".

Fernández de la Vega puso, sin embargo, el acento en que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "siempre dijo que el proceso es para verificar y constatar que la violencia camina hacia su fin" y "en eso estamos".

En todo caso, la vicepresidenta primera garantizó que el Gobierno "va a seguir actuando, como hasta ahora, con serenidad, con prudencia y con la ley en la mano".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_