Ibarrola ultima 'los cubos de la memoria'

El pintor y escultor Agustín Ibarrola, que acaba de inaugurar una exposición en Madrid, ha defendido su "necesidad de renovarse todos los días", a pesar de reconocer encontrarse al límite de su capacidad física debido a su avanzada edad, y ha señalado a Efe que sigue existiendo "ruptura" en la evolución de su obra, algo que se puede ver "en el cuadro que pinté ayer mismo". Ibarrola, de 76 años, autor de El bosque de Oma (1991), donde pintó sobre los troncos de más de 500 árboles en un bosque cercano a Gernika, muestra en la exposición un cubo regular de 100 centímetros, policromado, que guarda continuidad con la serie de enormes dados de hormigón que conforman la escollera de defensa del puerto de Llanes (Asturias), conocidos como Los cubos de la memoria, cuya tercera y última fase está terminando estos días. El artista vasco presentó días pasados, junto a la alcaldesa de Llanes, Dolores Álvarez Campillo, la obra casi completada, compuesta en tres fases, iniciada en 2001, y que llena de colorido la vista desde el mar de la villa marinera astur. Son cerca de doscientas caras de cubos de hormigón decorados con motivos alegóricos del mar, los campos verdes llaniscos y los animales y plantas habituales en su entorno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 19 de septiembre de 2006.