Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide que declaren los más de 50 ciclistas implicados en el dopaje

Alemania solicita a España que le facilite muestras de la sangre que se atribuye a Ullrich y Sevilla

La Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha pedido al juez que instruye la Operación Puerto -la supuesta trama de dopaje del médico Eufemiano Fuentes- que cite a declarar al más de medio centenar de ciclistas relacionados con el caso. Además, la fiscalía de Bonn (Alemania) ha enviado una comisión rogatoria a España en la que solicita que expertos policiales de ese país puedan viajar a Madrid y recoger muestras de las dos bolsas con sangre que presuntamente pertenecen a Jan Ullrich y Óscar Sevilla, ex ciclistas del equipo alemán T-Mobile.

La idea de los investigadores alemanes es comprobar mediante una prueba de ADN si corresponden a Ullrich y Sevilla algunas de las 153 bolsas de sangre halladas por la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil en mayo pasado en tres laboratorios clínicos vinculados al médico Eufemiano Fuentes y al hematólogo José Luis Merino Batres. Fuentes, uno de los ocho imputados en la Operación Puerto, está considerado por los investigadores como el cabecilla de la mayor "trama criminal" descubierta hasta ahora sobre dopaje en el ciclismo. La red, según las pesquisas judiciales, consistía en surtir de sustancias prohibidas -EPO, hormonas de crecimiento, anabolizantes...- a deportistas de élite. En otros casos, el dopaje consistía en hacer extracciones periódicas de sangre a cada ciclista. Una vez extraída, se separaba de ella el plasma y se concentraban en una o varias muestras los glóbulos rojos, que transportan el oxígeno por el organismo. Cuando llegaba una prueba ciclista, cada corredor se hacía una autotransfusión de su propia sangre, pero ya con altas tasas de glóbulos rojos, lo que incrementaba su rendimiento.

El juez Antonio Serrano, del Juzgado de Instrucción número 31 de Madrid, ha desglosado de las diligencias de la Operación Puerto, que se componen de cinco tomos, una pieza separada. Ésta ha sido declarada secreta y se nutrirá de las declaraciones que presten el más de medio centenar de ciclistas -muchos de ellos de la élite internacional- supuestamente implicados y cuya declaración como testigos ha sido solicitada por el fiscal. Pese a ser testigos, si no acuden a la cita, el juez puede decretar contra los corredores órdenes de búsqueda y captura. Entre los ciclistas relacionados con el caso figuran estrellas como Ullrich, Basso y Mancebo y la mayoría de los que han estado en las últimas temporadas a las órdenes de Manolo Sáiz en el equipo Liberty y de Vicente Belda en el Kelme-Comunidad Valenciana.

El secreto del sumario pesará sobre los testimonios que presten los ciclistas. De momento, al menos siete de ellos han expresado su intención de declarar en el sumario de la Operación Puerto, según fuentes de la investigación. La intención de la fiscalía es ofrecer a todos los ciclistas la posibilidad de que se sometan voluntariamente a una prueba de ADN para ver si les pertenecen las bolsas de sangre decomisadas por los agentes de la UCO, unidad de élite de la Guardia Civil a las órdenes del coronel Félix Hernando. Las 153 bolsas de sangre están custodiadas en la actualidad por la Guardia Civil en una cámara frigorífica. Además de estas bolsas, la UCO decomisó otras 50 que contenían plasma. Éstas últimas han sido remitidas a un laboratorio de Barcelona para que los expertos certifiquen si en ese plasma hay algún tipo de aditivo o fármaco no natural.

El nombre de 'Jan'

La Operación Puerto ha tenido un gran impacto en Alemania, dado que Ullrich es de ese país y era uno de los favoritos para ganar la pasada edición del Tour de Francia. La revelación del caso llevó a la organización del Tour a aplicar el código ético y no permitir la participación ni de Ullrich ni del resto de los ciclistas tratados por Fuentes e implicados e las pesquisas de la Guardia Civil. Tampoco fue admitido el Astana, equipo propiedad de Sáiz, a su vez relacionado con la trama de Fuentes. La fiscalía de Bonn, merced a una denuncia por supuesto fraude interpuesta por Ritta Bannenberg, ex atleta alemana, criminóloga y catedrática, ha abierto una investigación contra Ullrich y Sevilla.

La semana pasada, la justicia española recibió una comisión rogatoria (petición de ayuda judicial) de la fiscalía de Bonn (Alemania) para cotejar sí el ADN de la sangre de Ullrich se corresponde con el de una de las bolsas de sangre halladas por la Guardia Civil. En una de esas bolsas aparece el número 1, que en la documentación requisada a la trama de Fuentes se corresponde con los nombre de Jan e Hijo de Rudicio, seguramente en relación a Rudy Pevenage, mánager del corredor alemán. Otros indicios que figuran en el sumario, intervenciones telefónicas y anotaciones manuscritas del propio Fuentes han llevado a la Guardia Civil al convencimiento de que una de las bolsas pertenece a Ullrich.

Las pesquisas llegan al fútbol

Los agentes de la Guardia Civil que investigan la trama del dopaje en el ciclismo han decidido extender sus pesquisas a otros deportes, entre ellos, el atletismo y el fútbol. Las pesquisas de la Operación Puerto (el mayor escándalo mundial de dopaje en el deporte) han llevado a la Guardia Civil a la certeza de que existe una industria clandestina farmacéutica en España, con conexiones en países europeos y asiáticos, que proporciona sustancias prohibidas no sólo a deportistas profesionales, sino también a aficionados. A estos últimos, para que cosechen buenos resultados y sean fichados por equipos profesionales o se integren en la élite del deporte. Primero el mundo del atletismo y luego el del fútbol serán los deportes en que los agentes centrarán en adelante sus esfuerzos. El propio Eufemiano Fuentes, supuesto cabecilla de la trama, ha reconocido haber preparado y tratado a equipos de fútbol. Pero no ha dado nombres. Según las pesquisas, hay ciclistas que han pagado hasta 60.000 euros por un tratamiento. Antonio Serrano, juez instructor de la Operación Puerto, que investiga la trama criminal que supuestamente facilitó sustancias prohibidas a al menos 58 ciclistas españoles y extranjeros, tiene ya ocho personas imputadas en el sumario.

A los cinco inculpados iniciales -además de Eufemiano Fuentes, el hematólogo del hospital de la Princesa de Madrid José Luis Merino Batres, el ex director del equipo ciclista Liberty Seguros, Manolo Sáiz; el segundo director del equipo Comunidad Valenciana, José Ignacio Labarta, y el ex ciclista de Mountain Bike Alberto León- se han sumado después, a instancia del instituto armado, la hermana de Eufemiano y médico del Comunidad Valenciana, Yolanda Fuentes; el director del Comunidad Valenciana, Vicente Belda, y Alfredo Córdova, jefe de los servicios médicos del Liberty Seguros. Los tres últimos han sido citados por el juez a declarar el próximo día 22 de septiembre.

Las pesquisas policiales derivadas de la Operación Puerto apuntan a que las autotransfusiones sanguíneas y el consumo de sustancias prohibidas (Epo, anabolizantes, hormonas de crecimiento) está bastante extendido en el deporte y no sólo azota al ciclismo. Al hilo de esta operación, que tuvo un impacto demoledor en el pasado Tour de Francia, la Guardia Civil dispone de indicios que revelan que esta lacra está sólidamente asentada en otros deportes. Los investigadores creen que hay preparadores físicos y cuerpos técnicos que facilitan sustancias dopantes a sus discípulos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de septiembre de 2006

Más información