Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
INICIATIVAS

Javier Penalva logra ser profesional y vivir del 'blog' en España

Ingeniero de telecomunicaciones, tras ejercer de profesor, escribe en tres cuadernos de bitácora

No quiere dar cantidades, pero afirma: "Gano bastante por encima del famoso tópico del sueldo de los jóvenes en España". Javier Penalva, un ingeniero técnico de telecomunicaciones de Cieza (Murcia) y profesor de tecnología ha conseguido, a sus 27 años, realizar el sueño de todo internauta avanzado: ganarse la vida escribiendo en weblogs.

El sueño se cumplió totalmente en verano, cuando Penalva acabó el contrato de profesor en la enseñanza media que simultaneaba con escribir en tres blogs, hasta que ha visto que puede vivir sólo de ellos: Genbeta, especializado en software; Xataka, sobre aparatos electrónicos, y Applesfera, dedicado al mundo Apple. Los tres son propiedad de la empresa Weblogssl.com.

Penalva se inició en el mundo de los blogs gracias al suplemento Ciberp@ís: "Un jueves de hace tres años y medio, leí una entrevista a Eduardo Arcos, de Alt1040.com, y el viernes estaba empapándome de lo que entonces se llamaban bitácoras". En septiembre de 2004 abría su propio blog, Solenoide.net.

De 4 a 6 colaboradores

"Antonio Ortiz, uno de los responsables de Weblogssl, me comentó que iban a comenzar un proyecto nuevo en el que mi perfil encajaba, Genbeta, que pronto cumplirá un año", explica. Después vinieron Xataka y el recién nacido Applesfera. Cada cuaderno de bitácora tiene entre cuatro y seis colaboradores regulares, y Penalva es uno de ellos.

"Cobro por escribir en los tres blogs, en unos más que en otros, pues sus ingresos son distintos y dependen del tema, tráfico y afinidad de los anunciantes con lo que se trata", explica. Weblogssl busca y gestiona la publicidad y Penalva percibe, como colaborador autónomo, "una parte fija y otra variable, que depende del número de artículos escritos y del tráfico que generan".

Este modelo, en el que una empresa y no el blogger busca la publicidad, es parte del éxito, asegura: "Sólo me tengo que preocupar de escribir, mantenerme informado y gestionar los comentarios y las preguntas". La otra clave del éxito, explica, es "un poco de disciplina, pues la regularidad en los blogs es vital y, al menos en mi caso, que te guste y mucho el trabajo. Si encima puedes vivir de ello, ¿qué más puedo pedir?".

Xataka tuvo un millón de visitas en mayo. Genbeta, 600.000. Applesfera, en su primer mes de vida, 100.000. Cada uno publica entre 10 y 20 noticias diarias: "Que el blog sea atractivo para los anunciantes requiere que tenga visitas. Para ello, se debe dar la mejor información que se pueda, de manera que los lectores acudan a informarse y conversar. Por tanto, hay que cuidar, y mucho, a los lectores", afirma.

El ingeniero muestra "excitación y mucha ilusión" por haber cumplido su sueño. Es un pionero y espera que pronto sean más: "En Estados Unidos hay bastantes casos como el mío. En España estamos empezando. Sacha, compañero de Xataka, también ha dado el paso de convertirse en autónomo y su idea es que pronto esto sea lo único que haga. También Manu Contreras, de Proletarium.org, está en camino".

Cuando Penalva anunció en Solenoide.net su nueva profesión, algunos le avisaron de la burbuja que se ha creado con los weblogs y su posible explosión. El joven responde confiado: "No creo que sea producto del boom".

Lo cierto es que por el espacio circulan ya unos 50 millones de weblogs, aunque ciertamente no todos son sobre tecnología y muchos menos aún en castellano. En palabras de Consultor Anónimo (vidadeunconsultor.blogspot.com): "Los blogs pueden llegar a ser una actividad que genera dinero de verdad, con un modelo de negocio que lo sustenta; pero sólo se conseguirá en aquellos casos en que haya mucho trabajo detrás, con planteamientos de empresa sólidos".

SOLENOIDE: http://solenoide.net XATAKA: http://xataka.com GENBETA: http://genbeta.com APPLESFERA: http://applesfera.com WEBLOGSSL: http://weblogssl.com

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de septiembre de 2006